(Foto: NBA)

La franquicia texana confirmó en las últimas horas que uno de los líderes del equipo no podrá formar parte de la reanudación de la NBA y, con esta baja, peligra la participación en la postemporada, etapa que los Spurs alcanzaron de manera consecutiva en los últimos 22 años y es el récord histórico de la liga.

El 21 de febrero, en el juego ante Utah, Aldridge se lesionó el hombro derecho pero igualmente jugó dos días más tarde ante Oklahoma. Luego estuvo fuera de las canchas los siguientes seis juegos y regresó el 10 de marzo ante los Mavericks, último encuentro previo a la suspensión de la NBA. Tras más de un mes inactivo, el interno de 34 años se sometió a una descompresión artroscópica subacromial y desbridamiento del manguito rotador en su hombro derecho el 24 de abril.

El ex jugador de Portland fue uno de los pilares del plantel de Popovich durante la temporada regular, promediando 18,9 puntos (segundo en el equipo detrás de DeRozan) y 7,4 rebotes (líder en este apartado) con unos excelentes 49,3% y 38,9% en tiros de campo y triples respectivamente. Además, llegaron a la suspensión de la etapa regular con un récord de 27 triunfos y 36 derrotas, quedando a cuatro victorias del octavo puesto alcanzado por los Grizzlies y con tres equipos en el medio: Trail Blazers, Pelicans y Kings.

Su ausencia en Orlando reduce considerablemente para San Antonio las chances de forzar, al menos, un play-in ante el equipo que finalice octavo en la conferencia Este. Pero, si bien será una baja de peso, no todas son malas para uno de los mejores equipos del siglo, que entró en una etapa de reconstrucción en las últimas dos temporadas. Según las nuevas reglas de la liga para la reanudación de las actividades el próximo 31 de julio, la franquicia tiene la posibilidad de incorporar a un jugador en lugar del lesionado Aldridge, siempre y cuando haya formado parte de la temporada 19/20 de la NBA o la G-League.

Por el momento es una incógnita quién ocupará el puesto como titular dentro de la cancha, pero si no hacen ninguna contratación, el reemplazo natural es Jacob Poeltl, aunque también podrían aparecer en escena con mayor cantidad de minutos jugadores como Trey Lyles o el joven croata Luka Samanic. Quien participara de siete All-Star Games tiene contrato por una temporada más con los Spurs, con un salario de 24 millones de dólares y, en el caso de que durante la temporada no le renueven, se convertirá en agente libre a partir del cierre del próximo curso.