En una nueva mañana de 3x3 Radio hablamos con José Vildoza, jugador de San Lorenzo de Almagro, uno de los ocho equipos clasificados a la definición de la competencia. El ciclón ocupa la segunda colocación de la tabla, con un récord de 17 victorias y 4 derrotas en la Liga Nacional. En Basketball Champions League, el azulgrana tiene pendiente el tercer juego de las semifinales con Quimsa de Santiago del Estero.

José habló sobre los rumores que lo acercarían al Manresa en la Liga Endesa, equipo donde se encontraba Juan Pablo Vaulet. El cordobés contó que aún tiene un año de contrato en el club de Boedo, pero con una cláusula de salida hacia el exterior. Emilio Villar, su representante, está realizando los trámites para obtener la ciudadanía italiana y que pueda jugar como un comunitario. A pesar de las especulaciones el ex Libertad de Sunchales aclaró que no se desvela por la idea de jugar en Europa, y que Italia y España son los lugares donde preferiría desarrollarse.

En cuanto al cierre de la Liga Nacional, no se mostró muy optimista, debido al panorama que está viviendo el país con respecto al COVID-19.

Escuchá la nota completa con José Vildoza:

"Estoy bien, demasiado tranquilo, por momentos aburrido pero me la rebusco para pasarlo bien. Tuve etapas, momentos de mucho netflix, play, ahora escuchando mucha música, no soy de ver televisión, estoy en compañía de mi familia. Tengo poca paciencia, ya no sé qué hacer.

No voy a mentir, la última semana afloje un poco, me cansé de entrenar en casa, hace una semana que no entreno, pero le venía metiendo con lo poco que tengo en casa. Cuando llegué todavía Maipú estaba abierto, así que me prestaron algunas cosas, para poder variar un poco las tareas.

Ya extraño ir al club, tirar al aro, compartir, jugar, y acá adentro lo único que puedo hacer es picar una pelota, tengo mancuernas y no mucho más, pero son etapas. Voy a tratar de volver a entrenar, porque encima el dia se pasa más lento.

Estamos en contacto con el preparador físico y con Néstor. Los jugadores cada uno está en la suya, con Penka y Maxi son los compañeros con los que más hablo. No charlamos mucho de básquet, no hacemos llamadas grupales.

Me atrae ver ligas de otros lugares, más ahora que tengo ganas de jugar. Hay muchas veces que no veo porque me pongo muy nervioso, me da mas ganas de jugar, imaginate ahora. En este último tiempo vi partidos viejos de Euroliga, de NBA, Liga Nacional. Cuando vuelva seguramente me voy a sentar a mirar. Me pongo nervioso, uno lo ve en la tele y es distinto a estar en la cancha. Me pone nervioso Harden, me hace agarrar veneno porque no la pasa nunca.

Me gusta jugar con un 5 tradicional, o uno más atlético, no me disgusta, no sería mi forma preferida de jugar, pero a ellos le da resultado.

No me desvela la idea de irme al exterior, leo los comentarios que hay, hablo con mi representante, si se tiene que dar se dará en algún momento, sino no pasa nada. Me gustaría jugar en Europa, me pongo a pensar y claro que tengo ganas, pero no me maquino con eso. Me gustaría poder ir a jugar en España o Italia, para ver si estoy a la altura, me da intriga quiero competir y ver si estoy preparado. Tengo la carpeta lista para presentar la ciudadanía, me faltaría ir a Italia un mes.

Me habían comentado de la idea de España, le dije a Mili que le meta con los papeles, si puedo ir al mismo equipo que Juan Pablo Vaulet sería un sueño, pero no volví a preguntar y no sé en qué quedó la propuesta.

Me queda un año más de contrato con San Lorenzo, una liga más. Si cuando se terminaba esta liga tenía la opción de negociar con algún equipo pagando la cláusula de salida.

Me gusta mucho Italia en general, y me gustaría poder jugar ahí, seguro que la liga española es más fuerte, pero me gustaría más jugar en la liga italiana, hay buen básquet en el país, hace varios años que tengo ganas de ir para allá.

Cuando era chico mis ídolos eran los jugadores de la primera de Maipú, después miré mucho a Marcelo Milanesio y a Kobe. Después puede que vea videos de otros jugadores, para copiar algún movimiento, pero siempre miré mucho a esos dos, principalmente.

La verdad que no se como será la vuelta, imagino que tendremos protocolos, de a poco, entrenando por grupos. La vuelta a jugar la veo complicada. Me cuesta ser optimista y decir que vamos a terminar la liga, está complicado, obvio que es lo que más quiero, pero no me imagino una fecha, un lugar. En algún momento volverá todo a la normalidad, va a costar, pero es la realidad.

La verdad que la experiencia con la Selección fue increíble, me dejó muy contento, lleno de aprendizaje, me sentí un privilegiado. Traté de aprovechar al máximo porque uno no sabe si va a volver a estar, para mi fue cumplir un sueño, porque estaba con Juan Pablo Vaulet y nos acordamos de las tardes donde nos entrenábamos diciendo que íbamos a jugar en la selección. Íbamos a correr al parque y pensábamos en jugar juntos para Argentina. Vivirlo con él me hizo sentir un privilegiado y trate de disfrutar el momento. Son muchos sentimientos, uno se pone nervioso, quiere que salga todo bien, lo mejor qu me dejó la selección fue que empecé a ver las cosas de otra manera, le doy otro valor. Ojalá que tenga muchas cosas con la selección por delante, pero eso me llenó completamente.

Son cosas que pasan, es parte del juego, nadie tiene garantizada la victoria, es un grupo nuevo, las expectativas y las ganas de ganar son altas, más jugando de local. Perdimos el primer juego y estaba re caliente, son cosas que pasan, teníamos que ir a jugar allá tampoco podíamos deprimirnos por un partido. Y fuimos y ganamos.

Los hábitos en la selección se destacan y vivirlo de adentro es fabuloso, entrenar al 100%, que haya tantos a tu disposición para ayudarte, eso te deja una enseñanza. A la hora de jugar es más complicado, nivel internacional, el nivel de ejecución y la velocidad aumentan."