Foto: Barcelona

¿Cómo era el mundo en el 2001? El 15 de enero de ese año se inventó Wikipedia, cinco días más tarde, George Bush se hace cargo de la presidencia de Estados Unidos. El 21 de junio, durante la final de la Liga Endesa, Pau Gasol jugó su último partido con el Barcelona antes de dirigirse a la NBA. En ese encuentro sumó 22 puntos y 10 rebotes para darle el título español a los suyos. 20 años más tarde, el interno volvió a vestirse con la camiseta Blaugrana en la última fecha de la fase regular de la Euroliga, donde cayeron en condición de local ente el Bayern Munich 72 a 82.

El histórico jugador fue parte del quinteto inicial, estuvo en cancha durante 13 minutos, en los que aportó nueve puntos (cuatro de nueve en tiros de campo), cuatro rebotes y una asistencia para una valoración total de cinco.

760 días después de su último partido (el 10 de marzo de 2019) Gasol volvió a disputar un juego de manera profesional: «Primer partido. Sin duda un momento especial. He intentado disfrutar de cada segundo y dar el máximo en cada segundo. Sin duda con margen de mejora, pero contento de haber podido jugar y de haberme sentido otra vez jugador de baloncesto. Me he sentido lo mejor posible. Con ganas ya de descansar y recuperarme y poder jugar el siguiente e ir mejorando partido a partido», fue el mensaje del pívot del Barça tras su primer encuentro.

En el partido también hubo minutos para el cordobés Leandro Bolmaro. El draftedo por los Minnesota Timberwolves jugó 25 minutos, en los que logró aportar 12 puntos (2 de 5 en dobles, 1/1 en triples y 5/6 en tiros libres), 1 rebote y 3 asistencias para una valoración total de 12.

El Barcelona ya se aseguró el primer puesto en la tabla de la Euroliga, con un récord de 24 victorias y sólo 10 derrotas. El próximo desafío para el equipo será por Liga Endesa el próximo domingo, contra nada más y nada menos que el Real Madrid, que hoy lidera la competencia. Jasikevicius confirmó en conferencia de prensa que estará en el clásico: «si todo está bien. Vamos a ir día a día. Este es el plan que a mí me gusta y ahora no sé cómo se va a levantar mañana. Mejorará seguro sin duda pero no hay que olvidar que es un señor de 40 años que llegó en uno de los partidos más duros de la Euroliga ante un rival que jugó muy bien y con mucho físico».