Julio Lamas, entrenador de la Selección de Japón, que se prepara para los Juegos Olímpicos de Tokio, donde debutará con el campeón mundial, España, y además enfrentará en la primera etapa por el Grupo C, a Argentina y a Eslovenia, habló en UCU Radio para contar todo sobre la preparación del equipo asiático que además tiene a Herman Mándole como asistente. Reviví la nota completa y las mejores frases:

«Estamos encarando la última etapa de preparación, se viene Bélgica y Francia, dos partidos importantes por la calidad de rival que son, para estar listos para la previa ante España en los Juegos». 

«Jugamos 3 veces con Irán ganamos 2 y perdimos uno y jugamos con otros equipos más, tuvimos victorias y derrotas. Poder competir con equipos europeos hace estar un paso adelante, si bien son de un nivel B son de la talla de los equipos con los que nos podemos enfrentar. La preparación se está realizando con mucho protocolo, llevamos muchos días en cuarentena y eso tiene un costo. Estamos totalmente aislados, no hemos pisado la calle ni tenido contacto con ninguna persona. Son los protocolos estrictos que se cumplen, pero es distinto, un poco desgastante también. Una vez que lleguemos a la Villa Olímpica será distinto porque podremos circular con más tranquilidad«. 

«Vamos a ir a un estadio de 20.000, pero sin público. A nosotros nos faltan 5 días para ir para Tokio. Van a haber jugadores que no han podido ver a su familias, hay muchas cosas que no se pueden hacer desde que esta pandemia comenzó. Le dedico poco tiempo a eso y trato de no pensar. Hemos podido entrenar y jugar varios partidos, miro la mitad del vaso lleno y espero que podamos jugar bien el día 26, más allá de saber que jugaremos con el campeón del mundo».

«Queremos tratar de defender  y jugar mucho mejor de lo que lo hicimos en el Mundial y tener un rebote más equilibrado, subir y acercarnos a ellos. Si todo eso se consigue el deseo es ganar un partido y la primera oportunidad es España. Tenemos que jugar a tope«. 

«Nosotros no tenemos nada que perder, si logro transmitirle esos a los jugadores para que puedan estar sin miedo, agregando un buen nivel de juego, es algo positivo. Para nosotros cada partido es una nueva historia. Queremos hacer un papel digno y terminar esta etapa bien antes de regresar a Argentina«. 

«La liga de Japón es un mercado emergente, van a cerrar con 18 equipos y cada uno va a tener que tener un estadio de 5000 personas para arriba y el presupuesto mínimo será de 12 millones de dólares y eso lo convierte en un mercado atractivo al que quieren venir entrenadores y jugadores de todo el mundo». 

«La prioridad es instalar el sistema de juego y empezar a conseguir funcionamiento en el equipo, instalar principios y reglas y que el ataque influya. Hay un valor clave que es el tiempo en la Selección. Un equipo puede cambiar mucho de una semana a otra. Japón es un lugar que le está dando oportunidades a los argentinos y me alegro mucho por eso». 

«Creo en el entrenador argentino como una de las escuelas de básquet más importantes del mundo. Europa y la NBA fortalecen a la selección nacional y creo que es necesario que podamos tener talentos en nuestras liga, así como entrenadores para tener un espectáculo atractivo y para que los jugadores aprendan de mejores jugadores y entrenadores. Eso es importante para mantener el círculo de cosas que se deben dar y mantener el proceso. Ojalá podamos recuperar entrenadores y jugadores para nuestra liga, siempre tiene que ser una prioridad desarrollar jugadores. La gente a la cancha va a ver jugadores, más allá que sean importantes los clubes y los equipos. Los entrenadores estamos para desarrollar jugadores«. 

«Estoy regresando a Argentina los primeros días de septiembre y veremos qué pasa con mi futuro». 

Fotos: FIBA / archivo

 

Artículo anteriorRaymundo Legaria: «Estoy viviendo un sueño»
Artículo siguienteSergio Hernández: «Hoy estamos al 50% de lo que podemos ser»