El conjunto norteamericano mostró todo su potencial en el segundo tiempo y eliminó al elenco hispano tras derrotarlo por 95 a 81. De esta manera, los europeos se quedan afuera de la lucha por medallas tras tres competiciones consecutivas logrando alguna precea. Por su parte, el conjunto ganador espera por Argentina o Australia.

En cuanto al juego, España comenzó como para dar el golpe: Rubio ya marcaba el camino ofensivo y los jugadores de rol (Rodríguez y Hernangómez) cumplían de sobremanera. Además, se mostraba concentrado en defensa, aprovechando la baja efectividad de Estados Unidos, para llegar a sacar 10 de ventaja promediando el segundo cuarto, aunque se irían al descanso largo igualados en 43.

Todo cambió en el tercer parcial, Estados Unidos mostró su arsenal en los dos costados. Ajustó en defensa (le permitió jugar a Rubio, pero secó a los demás), levantó la efectividad (9/15 T3) y aprovechó las rachas de sus estrellas Durant y Tatum para adueñarse del juego. A pesar de algún intento español, la cosa estaba juzgada y los dirigidos por Popovich volvieron a ser la piedra en el zapato de los últimos campeones mundiales, que mantienen su chapa de candidato y sacaron pasajes a una nueva semifinal olímpica.

Esta caída española tuvo dos hechos históricos, el primero fue la monumental actuación individual de Ricky Rubio, que terminó con 38 puntos, y el segundo es el fin de una era con el retiro de Pau Gasol con la camiseta de la selección.

El conjunto ganador tuvo cinco jugadores en doble dígito, en el que se destacó Kevin Durant con 29 unidades. En España, además de la inolvidable actuación de Rubio, también tuvo un buen juego Sergio Rodríguez con 16 puntos.

Estadísticas del juego

Foto: FIBA

Artículo anteriorEslovenia sigue firme: 94-70 sobre Alemania y pasó a semifinales
Artículo siguienteEloy Vargas: «Estoy ansioso por jugar en Boca y lograr un campeonato»