Luis Scola terminó su carrera en la Selección Argentina y antes de terminar el encuentro, al ser sustituído, recibió una ovación de todos en el estadio. Fueron largos minutos con los dos planteles y el poco público de pie ovacionándolo.

El ala pivot habló en TyC Sports tras la dura derrota del equipo:

«Haber visto a los rivales, los compañeros, los árbitros aplaudiendo. Fue muy fuerte. Intenté mantener la compostura lo más que pude. Pensé que iba a terminar jugando el partido. No me lo esperaba. Me voy en paz, pude cerrar trabajando como quería».

”Es un regalo, al final del día el respeto de tus compañeros y tus padres es el premio final. Lo máximo que uno puede conseguir”.

«A la Selección Argentina le di mi máximo compromiso, mi máximo esfuerzo, los mejores años de mi carrera. Voy a descansar un poco, tendré que replantearme todo. Tengo que bajar un poco ritmo y ver cómo será mi futuro«.

“Me agarró con la guardia baja. La gente puede decir muchas cosas de mí, pero nunca nadie puede decir que no trabajé. Estoy en paz y quería llega de esa manera. Nadie nunca va a poder decir que no estaba preparado y que no trabajé. Me voy convencido de eso”.

“Me acordé mucho de varios jugadores de la Generación Dorada. No sé qué les dejo a la nueva generación, seguramente ellos lo dirán. Quizá sea un buen legado”. 

Fotos: FIBA

Artículo anteriorArgentina estuvo lejos de Australia y terminó su participación en Tokio
Artículo siguienteSergio Hernández: «Scola va a estar en mi corazón por siempre»