Los norteamericanos mantuvieron el ritual de empezar desenchufados y acelerar cuando se ven complicados para derrotar a Australia 97-78 y así meterse en la final de los Juegos Olímpicos. Kevin Durant, con 23 puntos y 9 rebotes, volvió a ser determinante para el triunfo.

Estados Unidos volvió a arrancar fuera de foco y sin intensidad para dejar que Australia lo aproveche y saque 15 de diferencia (41-26) en el promedio del segundo cuarto. Los de Popovich había fallado los diez primeros triples pero empezaron a meterla y a defender para que la historia vaya cambiando con un Kevin Durant nuevamente afilado.

A pesar de la levantada, Australia se fue al vestuario arriba 45-42 pero el juego se definió rápido en el tercer cuarto con un 12-0 desde el arranque para USA (20-0 contando el arrastre). Holiday, Durant y Booker se combinaron para lastimar a su rival, debilitarlo físicamente y mentalmente para meter un 32-10 en el tercero y jugar el último tranquilos.

Además de KD, se destacaron en los números Devin Booker con 20 tantos, True Holiday con 11 al igual que Khris Middleton. Por Australia, el goleador fue Patty Mills con 15.

Estadísticas del juego

Foto: FIBA

 

 

 

 

Artículo anteriorVilla Mitre no se entrega: 77-68 sobre Unión y sigue con chances
Artículo siguienteFrancia lo ganó con un taponazo y se metió en la final