El equipo oceánico se subió al podio olímpico por primera vez en su historia al derrotar a Eslovenia por 107 a 93. Una noche histórica para el básquet australiano y para su gran figura de la noche fue Mills, que terminó con 42 puntos y 9 asistencias.

El juego se mostró siempre muy parejo desde el marcador, pero con un Australia dominando las acciones y desde lo mental. Con un Mills encendido de arranque y sin dejar entrar en juego a Luka Doncic, el primer tiempo se cerró 53 a 45 para los de Oceanía.

Eslovenia no fue el equipo que mostró durante la temporada, lució cansado y sin respuestas ante el poderío australiano. Y tras carton, Mills seguía intratable y tenía a sus laderos en gran nivel. Un buen pasaje de Blazic y alguna aparición esporádica de Doncic le permitieron esperanzarse a los europeos, pero Australia mostró toda su fortaleza para quedarse con la victoria y colgarse la tan ansiada medalla olímpica.

Además del gran trabajo del base NBA, también tuvo una gran tarea Joe Ingles con 16 puntos, 9 rebotes y 4 asistencias. Mientras que en el elenco esloveno, se destacó como siempre Luka Doncic (22 pts, 8 rebotes, 7 asistencias) y Klemen Prepelic (18 unidades).

Estadísticas del partido

Foto: FIBA

Artículo anteriorEstados Unidos trabajó ante Francia y sumó otro oro olímpico
Artículo siguienteLuca Vildoza jugó su primer partido con los Knicks