Tras colgarse la medalla de oro y festejar el título en los Juegos Olímpicos con USA Basketball, Damian Lillard fue sincero en marcar las diferencias entre el básquet FIBA y el que se juega en la NBA. EL base mostró un nivel regular en el torneo después de haber brillado en la temporada con los Blazers.

«Muchos de los mejores anotadores de la NBA anotan desde tres o llegan al aro y les hacen falta. En FIBA, no hay tantas faltas. Es más físico. Y tampoco existen los tres segundos defensivos. Por eso, la pintura suele estar más congestionada. Forzar la pintura suele ser jugar entre una multitud. Los árbitros no te van a conceder el beneficio de la duda. Y es difícil jugar entre tantos jugadores, entre tantos cuerpos que se centran en ocupar los espacios. Eso es duro», explicó Lillard en declaraciones publicadas por Eurohoops.

«Creo que todo eso, definitivamente, hace que sea más difícil anotar cuando juegas con las reglas de la FIBA en comparación con la NBA, donde se permite mucho menos contacto, existen los tres segundos… Hay muchas cosas que son diferentes y que permiten que sea un poco más fácil anotar en la NBA«, definió el tirador.

Sus números claramente marcan lo que sostuvo en rueda de prensa el jugador de EEUU. Lillard promedió 28.8 puntos y 7.5 asistencias en la temporada regular de NBA tirando triples desde muy lejos y siendo una pesadilla para todas las defensas. Por el contrario, en Tokio aportó 12.8 unidades y 3.8 pases gol por juego en el equipo de Popovich.

Foto: FIBA

Artículo anteriorJuan Francisco Ponce: «Mi mayor desafío es mantener la filosofía de juego»
Artículo siguienteFrankie Junior: «Queremos ser campeones de la próxima BCLA»