(Foto: NBA Media Central)

Tras más de dos años sin ver a Klay Thompson dentro de un campo de juego, finalmente todo parece indicar que esa era está a punto de terminar, ya que la franquicia de la bahía anunció este lunes que el 11 de los Warriors esperan que pueda hacer algunos trabajos con el equipo en el training camp.

Si bien su fecha de regreso no está definida todavía ya que aún resta un tramo en la recuperación, hay optimismo en que pueda estar jugando antes de que termine el año. Klay se había lesionado el ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda en las finales de 2019 y, cuando estaba por volver a las canchas, sufrió la ruptura del tendón de Aquiles derecho. Esto lo obligó a ser operado el 25 de noviembre del 2020 y desde ese entonces trabaja en su regreso.

Por otra parte, también anunciaron que James Wiseman, pick número dos del draft de 2020, considerado otro de los grandes prospectos que hay en el equipo, también realizó un buen progreso en la recuperación de su lesión. Por su parte debió padecer el desgarro del menisco de la rodilla derecha. En su caso la fecha de regreso podría ser el 15 de octubre, aunque no es del todo seguro que se recupere en su totalidad.

Es por esto que, al igual que Thompson, será testeado en las prácticas del training camp para evaluar el nivel de recuperación de sus respectivas lesiones. En base a eso, el staff médico y los ayudantes de Steve Kerr junto al entrenador analizarán los casos y darán más precisiones al respecto.

Leé el comunicado completo:

Artículo anteriorSebastián Picton: «Queremos pelear el campeonato con San José»
Artículo siguienteJJ Redick anunció que se retira del básquet