Foto: Marcelo Endelli / La Liga

En el choque de invictos de la zona Sur, Boca Juniors venció a Platense 68 a 46 e hizo delirar a toda su gente.

En La Bombonerita pero con los de marrón haciendo de locales, el juego comenzó repartiéndose el goleo y fue de desarrollo parejo hasta que Federico Aguerre, el más destacado de la primera mitad con 14 puntos, clavó dos triples consecutivos y el conjunto de Gonzalo García a partir de allí construyó su ventaja. La curiosidad de los primeros 20 minutos se dio en el segundo cuarto en donde todo lo bueno que se venía viendo, se esfumó: parcial FINAL de Boca 8-2 (2 de Boccia, 3 de Schattmann, 3 de Aguerre en el local, y 2 de Aprea en la visita), muchísimas imprecisiones y, como si fuera poco para los del Cholo Vázquez, Felipe Pais pidió el cambio tomándose la zona del aductor izquierdo.

El tercer cuarto siguió siendo todo de Boca; durísimo atrás (le permitió tan solo 7 puntos en los 10 minutos al Calamar) y nuevamente fino adelante, sacó 24 de máxima y emergió otra figura con los 16 puntos hasta ahí de Leo Schattmann, que siguió convirtiendo en el último parcial para ser el máximo anotador del partido con 22. Ya en el cierre Platense terminó decorando un resultado que nunca corrió riesgos para el Xeneize, que lo ganó con total justicia y finalizó esta primera fase como único invicto de toda la zona Sur.

Artículo anteriorChe García en 3×3: «Estoy con un tema casi obsesivo con lo de mantener el ranking»
Artículo siguienteAlto rendimiento, triunfo e invicto de Instituto