Durant, DeRozan, Booker… El rango que nadie puede descifrar. Los triples y las penetraciones importan, pero ahora cambió la ecuación. ¿Vuelta al pasado? ¿Quiénes son los mejores? ¿Se puede subsistir así?

«Es diferente para nuestro esquema porque nos gusta permitir que los rivales jueguen en esa media distancia e intentamos quitarles la pintura y los triples sabiendo que la NBA se ha convertido en una liga de tiros de tres puntos», había explicado Anthony Davis, interno de los Lakers, antes de la serie ante Phoenix.

El equipo de California no pudo cumplir su objetivo luego de esas declaraciones y los Suns terminaron derrotándolo para clasificarse a la segunda ronda de la Conferencia Oeste de la temporada pasada. 

Aquellos lanzamientos de media distancia, por otro lado, siguen siendo claves, pero no solo para Phoenix, sino para muchos equipos y jugadores de la competencia.

Kevin Durant se despidió de la última postemporada siendo, según los datos de nba.com/stats, el que más puntos en esa zona promedió, con 4,8 conversiones por encuentro para los Nets.

Recibiendo desde la línea de libres, atacando tras rompimientos o usando las cortinas directas e indirectas, el de Brooklyn hizo estragos y, con 55,3% en ese apartado en los playoffs, no tuvo ningún tipo de oposición.

En la actualidad el de los Nets es el segundo que más tiros de media distancia convierte (4,0), con un 55,7% que indica que anota más de la mitad de los lanzamientos que intenta en ese apartado (7,3).

El primero, por otro lado, seguramente todos lo conozcan. Lo suyo tampoco es nuevo y siempre dependió de ese fundamento, aunque sin tanta eficiencia como Durant. Sí, DeMar DeRozan es el que más tiros convierte en la media distancia (4,7), con un 48,3% hasta el momento. 

En el tercer y cuarto lugar están dos viejos conocidos, Brandon Ingram y Devin Booker. El primero viene explotando en los aclarados desde el poste medio, con porcentajes interesantes (46,9%) que le permiten promediar 3,5 lanzamientos convertidos que podrían ascender en los próximos encuentros. 

Devin, por su lado, siempre prefiere el sector derecho, aunque es más efectivo desde el izquierdo, siempre con múltiples amagues y una mecánica que jamás cambia y le permite promediar 3,1 por juego (45,6%).

Completa el Top 5 otro especialista, Paul George. El ala de los Clippers no solo domina en el pick and roll, sino que entiende cómo y cuándo atacar y explotar en la media distancia, con 275 tantos por encuentro desde esa zona a un 45,2%. Ojalá vuelva pronto. 

LaMarcus Aldridge, Joel Embiid (2,6 cada uno), Chris Paul (2,4), Kyrie Irving (2,3) y Dejounte Murray (2,1) completan la tabla de los más destacados en la asignatura.

El tiro de media distancia no está muerto, sino más vivo que nunca. Los ejemplos y los casos lo demuestran. 

¿Se acercan a promedios del pasado? Como indica el gráfico, el porcentaje de todos los intentos de tiros de campo desde la media distancia bajó del 30,3% en la 2010/11 a sólo el 13,1% en la última década (actualmente está en 11,3%), ya que cada vez más jugadores intentan ampliar su rango de tiro más allá de la línea de 3 puntos y repartir el suelo.

Gráfico: NBA.com/stats

Pero… La curva se aplanó en las tres campañas más recientes, ya que algunos jugadores, especialmente los mencionados en los párrafos anteriores, y equipos siguen viendo el valor del tiro a media distancia. 

Un dato clave que hay que tener en cuenta al ver esta lista de los diez mejores es la edad, ya que tres de los diez mejores jugadores en tiros de campo de media distancia realizados por partido tienen más de 30 años (DeRozan, Durant y George), y dos más de 35 (Aldridge y Paul).

Parte de la revolución de los tres puntos es que los jugadores más chicos que entran en la liga están más centrados en el triple que en el de media distancia, pero jóvenes como Booker, Murray y Embiid, o el propio Irving, rompen con el supuesto de que solo los veteranos lo implementan.

¿Evolucionarán las defensas para evitarlos? ¿Descenderá nuevamente el tiro de media distancia? ¿O estos jugadores habrán demostrado lo suficiente para que este lanzamiento aún tenga valor e inspire a los más imberbes a implementarlo de la misma manera?

Por último, ¿valen lo mismo que los triples? No. Sin embargo, muchos equipos candidatos tienen a la media distancia como arma predominante más allá de lo que hagan en la tercera dimensión y demuestran que lo que importa es la eficiencia, independientemente de dónde salgan los lanzamientos.

Por ejemplo, Chicago, Brooklyn, Phoenix y Philadelphia son los equipos que más puntos anotan de promedio en la media distancia (8,4, 7,5, 7,3 y 5,8 respectivamente) y los cuatros se encuentran entre los ocho mejores equipos en la tabla de posiciones de sus conferencias. 

El paradigma dominante en el básquet nunca dura mucho tiempo y el cambio es la única constante. La media distancia resurge como el Ave Fénix y, al parecer, llegó para quedarse.

Nota: Ignacio Miranda | Twitter: @nachomiranda14



Artículo anteriorTres partidos para cortar la semana
Artículo siguienteEl Darussafaka venció al Manresa