Foto: Prensa Manresa

En una extraña jornada en la Liga Endesa, donde cayeron los cinco líderes de la competencia, el Manresa tuvo una derrota ante el Breogán, después de ir dominando gran parte de la primera mitad, por 98 a 94. De esta manera, aprovechó también el mal pasaje de sus rivales directos para volver a ocupar el tercer lugar de la tabla, con un récord de 18-10. Por su parte, el conjunto local se encuentra décimo con 14-14.

Juan Pablo Vaulet ingresó desde la banca, pero sufrió una lesión en su tobillo en el cierre del primer cuarto. Si bien en el segundo parcial intentó ver acción nuevamente, se lo notaba adolorido, por lo que solo tuvo 5 minutos en cancha, en los que anotó 2 puntos (desde la línea de libres). Joe Thomasson, con 18, terminó siendo la máxima figura del equipo catalán.

En los locales, que tuvieron un goleo muy repartido, se destacó la participación de Džanan Musa, con 18 puntos, 9 rebotes y 3 asistencias. Además, Marko Luković colaboró con 17 unidades.

En el fin de semana, el Manresa deberá medirse ante el UCAM Murcia en condición de local.

Artículo anteriorTres partidos en la noche del jueves
Artículo siguienteGarly Sojo no seguirá en Quimsa