Foto: Prensa Argentino

No era una tarea sencilla. Argentino recibía a Peñarol, que llegaba segundo, pero sabía que un triunfo podía significar la salvación de una dura temporada. Y el Fortín fue una fortaleza, el Turco fue ese equipo que sabemos que en casa puede vencer a cualquiera… dominio total, 92 a 66, triunfo, festejo y salvación para los de Junín, que se mantienen en la máxima categoría para la 22/23.



El récord de 14-23 le dio esa luz de ventaja que necesitaba para escaparse de Unión (perdió ante San Martín) y aprovechar su ventaja para ser inalcanzable por el tatengue. Por su parte, Peñarol de Mar del Plata, que ahora se encuentra en la cuarta colocación con 24-13, ya no depende de si mismo para volver a ser el escolta de Quimsa. En la última jornada deberá vencer a Unión, y esperar una caída de Gimnasia e Instituto.

Thomas Cooper fue la máxima figura de la noche, con 25 puntos. El norteamericano además colaboró con 4 rebotes y 5 asistencias. J. C Rodríguez fue el segundo anotador, con 20. Viniendo desde la banca, Filipetti completó el tridente anotador, con 12 unidades.

Al Thornton fue el goleador del Milrayitas, con 14 puntos, escoltado por Nicolás Franco, que colaboró con 10. Fueron los únicos jugadores de Peñarol que lograron anotar en doble dígito.

En la última jornada de la fase regular de la Liga Nacional, Argentino se medirá ante San Martín de Corrientes en condición de local, mientras que los de Mar del Plata visitarán a Unión de Santa Fe

Artículo anteriorSan Martin sentenció a Unión
Artículo siguienteBoca aceleró en el último cuarto y le ganó a Ferro