Foto: Matías García

Se dice que en una final, pocas veces los partidos se parecen entre sí, y así lo demostraron Instituto y Quimsa en la segunda presentación de la definición de la Liga Nacional. La Gloria mostró otra versión de su juego, dominó el marcador de principio a fin y terminó (no sin sufrir un poquito en el cierre) llevándose el juego por 91 a 84 para poner esta historia 1 a 1.

Los dirigidos por Lucas Victoriano lograron neutralizar la tarea de los internos, así como también aprovecharon la baja efectividad de la fusión desde el perímetro para sacar una máxima que llegó a ser de 19 puntos. Los albirrojos castigaron tanto desde los 6.75m (11/27 en ese rubro), sino también con una gran tarea en la pintura.

Martín Cuello fue la figura indiscutida de la noche, completando una planilla espectacular con 30 puntos (con 8/12 en tiros de campo). Nicolás Romano también tuvo un rol importantísimo, sumando en doble doble figura de 16 unidades y 11 rebotes. Tayavek Gallizzi completó el tridente ofensivo más importante de Instituto, con 10 tantos y 1 tapa.

En Quimsa, Eric Anderson, que fue de menos a más, terminó como el anotador más importante, finalizando con 17 puntos (con 7/9 en tiros de campo) y 9 rebotes. Mauro Cosolito y Davaunta Thomas colaboraron con 12 unidades cada uno; mientras que, desde la conducción, Juan Brussino terminó con 10 tantos. Viniendo desde la banca, Franco Baralle fue la inyección de energía que necesitó la Fusión, pero la buena tarea del cordobés no alcanzó para tirar del carro y revertir la gran tarea de los visitantes.

Ya con, al menos, dos juegos más asegurados, la historia se mudará al Ángel Sandrín, donde Instituto buscará sentenciar esta definición en compañía de toda su gente.

Artículo anteriorReal Madrid se adelantó en las semifinales
Artículo siguiente¡Los Celtics se llevaron el J1 de las Finales!