Foto: La Liga Contenidos

El cierre del quinto juego entre Quimsa e Instituto, que tuvo a los cordobeses consagrándose en condición de visitante en el Estadio Ciudad de Santiago del Estero, tuvo momentos cargados de tensión, con los dos equipos yendo a la línea de libres para intentar definir el marcador. Primero fue Terry, por el lado de la fusión, mientras que el encargado en La Gloria fue Martín Cuello, tras recibir una falta en la última penetración, quedando tan solo 2 segundos en el reloj.

Esta situación repercutió en algunos aficionados del local, que lamentablemente una vez finalizado el juego obligó a los árbitros a retirarse con escolta policial. A pesar de la presencia de los uniformados, el árbitro Pablo Estevez recibió agresiones de parte de algunos hinchas, de la misma manera que se vieron proyectiles caer desde distintos sectores del estadio.



Una vez finalizado el encuentro, el árbitro principal (Fabricio Vito) cambió el informe presentado a la AdC, con lo cual no se descarta algún tipo de sanción para la próxima edición de la Liga Nacional, considerando que tanto Riachuelo de La Rioja y Regatas Corrientes debieron afrontar juegos sin público por situaciones de agresión.
Artículo anteriorArgentina se recuperó y sumó su primera victoria en el FIBA Américas
Artículo siguienteMartín González: «Haber ascendido es una locura»