LAS VEGAS, NV - JULY 10: (Photo by Ned Dishman/NBAE via Getty Images)

Aron Baynes se encuentra en Las Vegas, realizando entrenamientos privados y entrevistandose con distintos equipos. Su objetivo es poder volver a la NBA después de haber atravesado una larga recuperación.

El australiano cumplió un año lejos de las canchas tras una dura lesión en su médula espinal. El accidente ocurrió en pleno partido con la selección australiana en los Juegos Olímpicos.

Aron se tropezó en el baño al que había ido durante el último cuarto del partido entre Australia e Italia, lo ingresaron rápidamente al hospital y permaneció ahí durante 2 meses. El pívot perdió el conocimiento por algunos minutos, cuando volvió en sí -según relata el propio Baynes- tenía entumecida todas las extremidades y no podía ponerse de pie.

En el hospital el diagnóstico fue preocupante, el jugador sufrió una hemorragia interna que estaba ejerciendo presión sobre su columna vertebral. Diez días de internación pasaron para que pudiera ponerse en pie. 

Con la situación todavía difusa y el escenario de no volver a caminar como posibilidad, Toronto Raptors cortó su contrato.

“Fue el momento más solitario de mi vida. Pase el tiempo repasando mi plan de vida, las metas que tenía y llorando”, reveló Bynes.

Gustavo Mena, Psicólogo deportivo, tiene una mirada clara al respecto: “En términos generales, una cuestión de salud y que te corten del equipo, son eventos psicológicamente traumáticos. En el deporte hiper profesional es así.. la lógica apunta más a lo comercial y al éxito deportivo, mientras la salud pasa a ser secundario”.

Nota: Manu Pérez
Instagram: Manuperez_24
Mail: manuelignacio_p@hotmail.com

Artículo anteriorEl mercado de la Liga Nacional
Artículo siguiente“Vengo a pelear en los puestos altos”