Foto: Guille Ruarte

Ya desde la previa se sabía que el ambiente del juego entre Riachuelo e Instituto no sería normal. El conjunto riojano llegaba con las bajas sensibles de Eric Flor (rotura del tendón de Aquiles) y Pablo Espinoza (con un desgarro), los máximos referentes del equipo; a lo cual se le sumaba la duda de Weyinmi Rose que, a pesar de estar trabajando con el cuerpo médico del club, aún no se encuentra en plenitud física. En frente, uno de los invictos de la Liga Nacional y el último campeón del Super 20. A pesar que en la previa la historia parecía dispar, los de Victoriano tuvieron que esperar hasta el último segundo para cantar victoria, tras el 81-79 que sentenció su cuarto triunfo al hilo.

En el amanecer del encuentro, ambos equipos mostraron una buena intensidad ofensiva y brindando un buen espectáculo a los hinchas que, una vez más, se hicieron presentes en buen número en el Superdomo. Con Gallizi castigando en la pintura, y la dupla Chiarini/Cuello desde media y larga distancia, la Gloria pareció tener mejor ritmo, pero con un goleo muy repartido, los de Salas se adelantaron en el cierre del primer cuarto 22 a 15. Fue momento para que La Gloria comience a calibrar la mira, con una buena efectividad desde el perímetro, cerraron el parcial 24 a 16 y se fueron al descanso largo dominando las acciones por la mínima 39-38, incluso tras la baja sensible de Loku, que sufrió un golpe en la mano en el cierre del primer cuarto y no pudo ver más acción en el resto del encuentro.

A pesar de la corta rotación, Riachuelo no bajó su intensidad en ninguno de los sectores de la cancha, y se mantuvo en juego. A fuerza de bombazos los equipos mantenían la paridad en un juego que no daba respiro. Con el marcador en 60 puntos por lado, todo quedaba por definirse en los últimos diez minutos. El local tomó una ventaja de siete en el arranque del cuarto, pero dos triples de Copello volvieron a acercar a La Gloria, que apostó por Gallizi en los momentos más importantes del partido, y el interno no falló. Ya sea a fuerza de penetraciones o tiros libres (5/5 en ese rubro en el cierre), el interno de la Selección Argentina terminó de sentenciar el partido a favor del conjunto cordobés, que alcanzó su cuarta victoria consecutiva.

La Gloria continuará con su gira en Santiago del Estero, donde enfrentará a Quimsa y Olímpico de La Banda el 19 y 21 de este mes, respectivamente. Por su parte, Riachuelo ya entró en el parate obligado por las ventanas FIBA y recién volverá a ver acción en abril, donde tendrá dos duras paradas en casa ante Boca y San Martín de Corrientes.

Artículo anteriorReencuentro con la victoria de Peñarol en el Poli
Artículo siguiente«Se cree que en la NBA no se entrena; nada más alejado de la realidad»