New Orleans se quedó con un partido increíble en su visita a Oklahoma City cuando todo indicaba que iban a ir a tiempo extra después de un lanzamiento inverosímil de Gilgeous-Alexander, quien lo empató en 110. Pero a Devonte Graham todavía le quedaba una más antes de la chicharra, y paso esto…



Artículo anterior¡Los Lakers ganaron en la última!
Artículo siguientePeñarol definió mejor y sigue sumando en la ruta