Foto: Carlos Cubilla

En una noche de mucho calor, el equipo de Hernán Laginestra se hizo fuerte en casa. En un primer momento, aprovechó la talla en la zona pintada con Peterson y Diez, mientras que el rival apostó por un goleo y un juego mucho más repartido; rápidamente el local se puso en ventaja y se adelantó a nueve (16 a 7); pero el Tatengue, que volvió a sufrir la baja de Everett aumentó la intensidad en la primera línea y comenzó a ponerse en partido nuevamente; pero a fuerza de bombazos, volvieron a escaparse a once (23 a 12). Con los triples de Guerra, Adams y Diez Comunicaciones volvieron a estirar la ventaja a 18 puntos (41-23), y se fueron al descanso largo con una buena diferencia a su favor.

A la vuelta de los vestuarios, la visita logró un parcial de 7-0 a su favor, obligando al cuerpo técnico a pedir tiempo muerto. Reto mediante, el aurinegro mejoró su tarea en la cancha, pero sin terminar de quebrar el juego a su favor. Una ráfaga de Cylla puso al Tatengue en ritmo; pero no logró solucionar los inconvenientes defensivos; los de Laginestra encontraron en el reloj a su mejor aliado. Estirando las ofensivas y aprovechando una buena efectividad y un gran pasaje de Alejandro Diez, logró terminar de inclinar la historia a su favor y cantar una necesaria victoria para intentar salir de la parte baja de la tabla.

Artículo anteriorBoca sigue prendido y metió la cuarta en fila
Artículo siguienteOlímpico sigue trepando