Foto: Germán Ruiz

Atenas no omite su momento. Es conocedor de sus urgencias. Y por eso afrontaba esta parada como la más importante. La que lo tenía que sacar de perdedor. Le costó, mucho. Pero lo logró. Individualmente con puntos altos y otros tantos colectivos, el Griego se metió al bolsillo un triunfo que vale más que dos puntos. Derrotó a Riachuelo de La Rioja por 105 a 98 y sigue dando batalla para salir de donde está.

A veces, para saber lo que pasó, hay que hacer un repaso comenzando por el desenlace y no por el nudo. En el momento de mayor urgencia, el Verde puso en el rectángulo de juego su corazón más que nivel deportivo. Aunque claro, solamente con actitud no se gana. Sino que hay que jugar al básquetbol, saber cómo y por donde.

Las figuras estelares del juego fueron Latraius Mosley (27 puntos, 4 rebotes, 7 asistencias y 36 de valoración) y Omar Cantón (27 unidades, 4 recobres y 24 de valoración), en base a quienes Atenas pergenió el triunfo que terminó consiguiendo. Pero muchas veces, esos actores de reparto que son quienes le “sirven” de apoyo a los principales, terminan siendo protagónicos.

¿Quién? Deion McClenton. El pivote fue la clave. Terminó siendo fundamental para los cordobeses. Resguardó su cesto todo lo que pudo y batalló a destajo para alejar el peligro. Mientras que del otro lado del rectángulo, sorprendió. Exigió a todos, forzó dobles oportunidades y hasta anotó los libres que no acostumbra (si bien terminó 5/14, mandó a la red los que no debía errar). Firmó una planilla con 12 puntos y 11 rebotes.

Pero como en un partido no hay un solo equipo, también Riachuelo hizo su parte. Nunca desesperó y a pesar de quedar por debajo en el score hasta por una máxima de 11 (65-56) a falta de 4m18s para el término del tercer cuarto, batalló y hasta casi logra revertir la historia. Limó diferencias de a poco con Gary Ricks en la banca, pero justamente desde allí saltaron hombres fundamentales en la remontada: Ignacio Alessio y Juan Pablo Corbalán.

Colectivamente mostraron reacción (7 jugadores en doble dígito), lograron igualar en 90 y pasar al frente por primera vez en la noche (91-90) con puntos del cordobés Miguel Gerlero a 3m07 por jugar. Pero en ese momento fue en el que, primero Georgie Pacheco Ortíz y luego la mencionada figura de McClenton, dijeron presente para hacer fuerte a un Atenas que necesitaba el triunfo. Y lo consiguió. Fue un 105-98 que tuvo valor agregado para este momento y lo que viene: lo motivacional.

Nota: Javier Ciani – Prensa Atenas

Artículo anteriorTrahson Burrell reemplaza a Daniel
Artículo siguienteSiete bravas para Gimnasia