La falta de zapatillas exclusivamente diseñadas por jugadoras es una realidad que se vive hace ya mucho tiempo. Mientras la rama masculina, tan solo en la última temporada de la NBA tuvo a 22 jugadores con sus diseños exclusivos en diversas marcas, en el femenino tener esta posibilidad ha sido todo un honor que muy pocas jugadoras de la WNBA han conseguido.

La historia de la rama femenina se puede recorrer de una manera rápida. Si bien muchas jugadoras han costumizados modelos de la industria masculina, como es el reciente lanzamiento de las «Golden Tribute» que Nike creo junto a Sue Bird, conmemorando su destacada carrera en su último año como jugadora, son muy pocas las que han diseñado de cero sus modelos.

En los comienzos de la Liga, a fines de la década de 1990, Sheryl Swoopes tuvo siete pares de Nike exclusivos: las Nike Air Swoopes. En paralelo Dawn Staley, Lisa Leslie y Cynthia Cooper tenían líneas de corta duración. Rebecca Lobo tambiés tuvo sus propas zapatillas pero estas con Reebok en 1998. Casi al mismo tiempo, la escolta de las Washington Mystics, Nikki McCray, tenía su propio modelo Fila.

Pero al avanzar en el tiempo todos fueron modelos masculinos costumizados por mujeres, como es el caso del par que Nike produjo para Diana Taurasi en 2006, y antes de eso para Chamique Holdsclaw en 2001 y 2002, usando para la primera las «LeBron 18″ y con la segunda dos pares de «Shox Miques«.

Hace un año Adidas ACE firmó con Candace Parker y comenzó a lanzar una serie de nuevas colecciones inspiradas en la histórica jugadora, mientras que en las últimas semanas PUMA Hoop se sumó por primera vez a la movida lanzando las «Quiet Fire» diseñadas por Breanna Stewart.

Mientras que el mundo del baloncesto femenino no ha sido muy explotado por las marcas, jugadores como LeBron, Irving, Curry y Lillard, entre otros, tienen sus propios modelos de zapatillas, con sus caracteristicas propias de diseño. Modelos que tanto ellos como otros jugadores y jugadoras costumizan año a año para lanzar nuevas colecciones.

Cabe destacar que en la última decada Nike, Puma, Adidas y el resto de las empresas deportivas han lanzando una gran cantidad de lineas dedicadas a las mujeres que año a año se fueron aggiornar a las nuevas exigencias sociales. Como también le han dado entidad a varias jugadoras para personalizar algunos pares. Quiza el 2022, con las colecciones de Candace y Breanna, sea un punto de break para que estas novedades se traslanden al mundo del básquet y más jugadoras puedan sacar sus diseños, asi como también sus propios modelos.

Las esperanzas se ven acompañadas con hechos, ya que en medio del lanzamiento de su nueva linea junto a la estrella de las Seattle Storm, PUMA también anunció su contrato junto a «Flaujae«, una joven artista y jugadora de 18 años.

Informe: Lucía Romero ( @luciaromeroo )

Artículo anteriorLa ruta de la Liga Argentina; Conferencia Sur (Primera entrega)
Artículo siguientePablo Espinoza, nuevo refuerzo de Regatas