Los Warriors pusieron orden en Canadá: vencieron a los Raptors por 109 a 104 y robaron la ventaja de localía de la que gozaba Toronto por haber tenido un mejor récord que los de Steve Kerr. La serie está 1-1.

El partido fue un cúmulo de situaciones desaprovechadas por el campeón del Este, lo cual culminó en la pérdida de la chance más importante: la de aventajarse 2-0 en la serie ante los multicampeones, sacando provecho de sus bajas, además de mantener un dominio sobre ellos en la cancha.

Los Raptors mandaron en el primer tiempo al igual que lo habían hecho durante los primeros cuatro cuartos de la serie, con una buena defensa y un juego ofensivo que les permitió irse al entretiempo con una leve ventaja de cinco puntos. Sin embargo, cometieron un pecado imperdonable: dejaron despertar a Golden State, y estos no perdonaron. El parcial de los primeros cinco minutos del tercer segmento fue de ¡18-0! lo cual le permitió al equipo de Stephen Curry y compañía pasar al frente por trece puntos, situación difícil de remontar ante un plantel así.

Kevin Durant ni siquiera formó parte del equipo por la lesión que arrastra, Andre Igoudala había sufrido un golpe en la cabeza el primer tiempo, Curry mostraba alguna molestia física y Kevon Looney se perdió gran parte del partido por una contusión en el pecho. No parecía ser la noche de los visitantes (otra vez), pero las buenas noticias llegaron con esa enorme racha de inicio del segundo tiempo y el regreso de Curry e Igoudala, sanos. Sin embargo, cuando restaban menos de diez minutos para el final del partido, Klay Thompson se sumó a la lista tras una fea caída luego de un lanzamiento, que lo dejó afuera del resto del partido por una molestia en su pierna izquierda.

A pesar de todo esto, Golden State ya había dado el golpe, había revertido la historia, y sin importar las bajas siempre tiene algo de resto, con su extenso y talentoso plantel, para continuar adelante. Llegaron a un final cerrado en el cual Toronto logró ponerse a dos con tres libres de Kawhi Leonard, pero del otro lado, luego de una posesión al borde de la pérdida, Igoudala, quien llegó a este partido habiendo fallado sus últimos once triples, metió un bombazo en soledad con cinco segundos restantes, y puso el 109 a 104 final. Un dato a destacar: los Warriors sumaron 34 asistencias de 38 tiros de campo anotados. Una locura.

El goleador del equipo ganador fue Thompson, con 25. Curry anotó 23 y Draymond Green quedó en la puerta del triple doble (17 puntos, 10 rebotes, 9 asistencias). Igoudala terminó con tan solo 8 unidades, pero con un lanzamiento que vale una victoria y, quizás, un poco más que eso. Para los canadienses, Leonard lideró con 34 tantos y 14 rebotes, y Fred VanVleet aportó 17 puntos desde el banco, mientras que Pascal Siakam registró 12 puntos y 8 tableros. Kyle Lowry, quien se fue infantilmente expulsado por seis faltas en el último cuarto, sumó 13 puntos.

La serie ahora se encuentra igualada con una victoria por lado, y viajará al ORACLE Arena, donde los Warriors recibirán a los Raptors por el tercer punto, el miércoles a las 22 horas de Argentina, con televisación de ESPN.

Siempre está cuando se lo necesita: Andre Igoudala

¿De dónde la bajó Siakam?

La lesión de Klay Thompson: el alero le prometió a Steve Kerr que "estará bien" para el juego 3, aunque el entrenador aclaró que "Klay puede estar medio muerto e igual te dirá que está bien". Habrá que esperar...

Antes de la lesión, hizo todo esto