Fue un buen año, la última temporada en Chile perdimos en la final con Las Ánimas (de la ciudad de Valdivia) que demostró ser más que nosotros en esa serie. Pero más allá del resultado en lo personal estoy satisfecho con una buena temporada, muchos minutos y responsabilidades importantes en el equipo. Además, llegar a una final que no es algo de todos los días”, expresó Rasio.

El potente ala pivote de 27 años y 1,98 metros de altura pasó por  diversos combinados del básquet nacional entre ellos fue parte de Weber Bahía Basket donde compartió filas con el base cordobés Diego Gerbaudo, ambos también estuvieron en Atenas de Córdoba. “Las veces que nos tocó jugar juntos nos fue muy bien, esperemos esta no sea la excepción y ojalá se pueda hacer una buena temporada en Salta”.

“Hay buenos nombres y mucho talento en el equipo que se formó a partir de eso las expectativas son muy buenas y el desafío también pero todo eso después habrá que plasmarlo en la cancha. Por más nombres que tengas y armes el gran equipo, lo importante es demostrar a la hora de jugar”, sentenció el jugador oriundo de la localidad de Zárate, provincia de Buenos Aires. “Tenemos un grupo humano excelente y me parece que es clave a la hora de ir por cosas importantes. Después estamos en un momento de preparación física importante, trabajando muy bien con los primeros choques amistosos”.

Teniendo en cuenta que se aproxima una temporada brava en la categoría de ascenso con la Liga Argentina, el jugador es consciente de eso y si bien logró un ascenso con Progresista en la temporada 2012, en aquella época el llamado TNA (Torneo Nacional de Ascenso) era distinto al de hoy, actualmente cuentan con menos fichas mayores (seis) y un total de 28 equipos. “Eran equipos más largos en sus rotaciones y jugábamos menos partidos. Entiendo que los combinados que puedan integrar buenos Sub-23 y juveniles quienes puedan rotar, harán que sus planteles sean más largos y tendrán un plus. Nosotros tenemos buenos chicos, buen material para trabajar y ojalá que nos den una mano grande porque más allá de las fichas mayores vamos a necesitar mucho de ellos”.

– ¿Quién es Lisandro Rasio afuera del ámbito del básquet?

(Sonríe, se toma su tiempo) Pregunta para pensarla pero la verdad que no hay mucho más afuera del básquet, mi vida gira mucho en torno a este deporte. Soy un apasionado del básquet y lo vivo muy intensamente, vengo de una familia donde se respira básquet, mi hermano jugó muchos años de manera profesional, mi viejo también ha jugado y es entrenador. Siempre hablamos de la disciplina pero a veces trato de desconectarme un poco con mis amigos, que también son del básquet, en algún asado o alguna otra actividad”.

 Según Lisandro Rasio, en sus tiempos libres suele estar al frente de una computadora, interactuar con videos juegos –siempre de computadora- porque a la vez es muy competitivo. “Soy un competidor nato, me gustan los videos juegos online, también ver alguna que otra serie que está de moda hoy en día y ese tipo de cosas”, señaló el jugador que nació como jugador en Independiente de Zárate, allí estuvo hasta los 15 años en primera división inclusive y luego saltó al plano profesional para comenzar a transitar una exitosa carrera.

Informe: Prensa Salta Basket

Artículo anteriorMiércoles con tres juego en el Súper 20
Artículo siguiente«Dimos nuestro máximo»