Garino se lesionó el 28 de noviembre al sufrir un esguince de rodilla y ha estado parado hasta ahora. Cuando superó sus molestias, jugó 1 minuto y medio contra Armani Milán y volvió a recaer por una rotura de fibras. Ahora está a disposición de Perasovic para el choque contra el Zalgiris del jueves.

Pero lo interesante de su comparecencia ante los medios ha sido el reconocer que «la ayuda de un psicólogo me salvó la temporada. Quería dejarlo y marchar a casa. La ansiedad del día de Milán no fue fácil porque la cabeza estaba a mil y no lo manejé bien. Sacarme la presión y ese sentimiento de tener que demostrar que podía hacer algo fue importante, pero con ayuda externa. Terminé como si hubiera jugado a tope los 40 minutos y había saltado a la cancha sólo uno».

«He tratado de controlar las sensaciones, la desesperación porque no me encontraba bien. Ya estoy reincorporado totalmente al equipo, voy recuperando las sensaciones físicas pero mentalmente ha sido una montaña rusa. Me planteé volver a mi casa y dejar el basket. Con la ayuda de gente pude salir de la situación», añadió.

También habló del apoyo profesional externo. «Me costó un año y medio, por orgullo, reconocer que necesitaba ayuda. Pero es un recurso, es una ayuda. A mí esta temporada me salvó el año. El día de la recaída de la lesión no podía dejar de llorar. Me quería ir y tuve que recurrir a una ayuda. Ahora estoy bien, totalmente recuperado. Saqué el miedo y regané mi esencia: no soy superhabilidoso ni voy a hacer magia dentro de la cancha pero me voy a tirar a por los balones y a darlo todo».

Sobre el equipo añadió que «es difícil ser constante durante todo el año. También ha estado el tema de las lesiones. Además ahora, en marzo, tenemos varios partidos en casa. Todos los compromisos son finales para nosotros. Todos son claves y tenemos que aprovechar la localía con nuestra afición y con nuestra gente». También habló del Zalgiris y aseguró que «tienen un orden y una agresividad que los caracteriza. En Barcelona hicieron un partido increíble. Hay que saber lo que ellos tienen y tratar de igualarlo».

Fuente: Diario AS

Foto: Twitter @Baskonia

Artículo anteriorCarlos Delfino vuelve al Fortitudo Bologna
Artículo siguienteCuatro triunfos locales y dos visitantes