Del Progreso 105-90 Petrolero

Triunfo de Progreso ante Petrolero. El equipo de Jaule descargó efectividad y buen juego de manos (26 asistencias) ante Petrolero y lo derrotó 105 a 90. Jaghawn Walters, autor de 23 puntos, se destacó en el ganador.

El duelo sureño prometía otro cierre, pero Del Progreso esquivó los pronósticos y terminó superando de forma clara a Petrolero Argentino por 105 (52) a 90 (35) en el Gigante de calle Maipú, ante un buen marco de espectadores.

Desde el vamos el local propuso concentración defensiva y eso lo llevó a ataques sencillos y productivos. Por eso los de Jaule se apoderaron, enseguida, del comando de las acciones y del tablero principal (este último concepto nunca lo abandonarían). El primer cuarto fue 26-17 para los roquenses.

En el segundo periodo Progreso le dio continuidad a su buena defensa en su pintura y, entonces, las corridas alimentaron una y otra vez con puntos a los locales. La primera escapada se extendió por minutos: anotaron Walters (23), Jenkins (14), Maranguello (14), siempre bien abastecidos por el base Favio Vieta (10 asistencias en total).

Con un cómodo 52 a 35 Progreso se fue a los vestuarios sabiendo que ya había impuesto mucho de lo que le pide su entrenador «marca, y desde ahí, ataques efectivos».

A la vuelta del entretiempo Progreso castigó a Petrolero con un par de bombas desde los 6.75, y la ventaja se fue extendiendo paulatinamente (63-39 con a los 6′ 30 del cuarto y 81 a 54 a falta de 1′). El local acabó con 10 de 20 desde tercera dimensión.

Durante los 10′ finales nada cambió, el partido se hizo de ida y vuelta y sin muchas marcas pegajosas. Xavier Carrera (21) y Agustín Jure (23) anotaron una y otra vez para Petrolero, pero nunca resultó suficiente como para inquietar a Progreso.

En un cierre abierto al uno contra uno y las corridas, Progreso no pasó por apuros: incluso su entrenador utilizó a los juveniles para cerrar el cotejo. Fue la primera vez que Progreso supera los 100 puntos, y esta vez lo hizo con un aporte de 40 puntos desde la banca.

Con aplausos y gritos, la parcialidad local festejó la victoria y despidió a los suyos sabiendo que la reclasificación dependerá de su localía cuando a Progreso le restan disputar 6 juegos (dos en casa).

El domingo Petrolero y Progreso volverán a enfrentarse, pero en el General Enrique Mosconi de Cutal Có (donde ls neuquinos estarán reestrenando piso flotante e iluminación leds).

Informe: Prensa Club Del Progreso


Independiente 85-92 San Isidro

El partido se presentó parejo en todos los aspectos, hasta los últimos dos minutos del tercer cuarto, en dónde San Isidro mostró todo su repertorio para quedarse con el partido. Independiente sufrió la expulsión por faltas de tres de los titulares, Ingratta (6 puntos), Deck (10) y Weigand (9).

En el primer cuarto, San Isidro fue el que rompió el marcador, pero Independiente de inmediato dejó en claro que tenía intenciones de darle pelea al segundo de la Conferencia Norte, con la destaca actuación de Crotti (10) y Palacios (9). Finalizó 21 a 20 a favor del Gigante de calle Salta.

El segundo chico fue un calco de lo sucedido en el primero. Ambos planteles eran fuertes en defensa. Para los oriundos de San Francisco, Córdoba, los destacados hasta ese momento fueron Corzo y Gonzáles ambos con 9 puntos. El cuarto finalizó empatado en 19, pero el marcador fue para Independiente 40 a 39.

El tercer cuarto tuvo a San Isidro como dominador en los primeros minutos, hasta que Alloco con un triple y un doble (tomando un rebote) puso en eje a Independiente para que el encuentro volviera a ser equitativo. Sin embargo en el ocaso del tercer chico, González sacaba la cara por la visita para alejarse en el marcador por 8 puntos. Para el colmo, Independiente perdió a dos de sus titulares por faltas, Ingratta y Deck. Por primera vez en el encuentro, San Isidro finalizaba arriba en el marcador: 65 a 56.

El nerviosismo se apoderó de los locales en el último cuarto, en dónde los Halcones Rojos supieron capitalizar para alejarse en el marcador. Sánchez se convirtió en pieza clave de la visita, quién junto a Ludueña fueron los que marcaron la diferencia en el último chico. San Isidro venció a Independiente por 92 a 85 para subir a la cima en la zona Norte.

Informe: Prensa Independiente


Atenas 84-51 Parque Sur

El buen juego del segundo parcial, que consolidó en el tercero, las apariciones de Ezequiel Dupuy y el juego interno de Gamazo y Nwogbo, marcaron el camino para que Atenas le gane a Parque Sur por 84-51. El Griego logró su octava victoria de local al hilo en la era Romano y sigue pensando bien arriba en la tabla.

De trámite parejo en el arranque, la visita sacó ventajas con un triple largo de Bolling para pasar a ganar 7-5, en 4’ de juego, pero rápidamente contestó Agostino y lo empardó. A partir de ahí el juegos e hizo vibrante pero a la vez desprolijo.

En ese contexto el local, con un triple de Agostino a 2’ del final para al frente 12-11, pero rápidamente contestó Bolling, para poner 14-12, Agostino puso pardas, Gastón Sieiro desniveló con otro triple y sobre la chicharra, César Lavoratornuovo estampó, con otro tiro de tres, el 17 iguales para cerrar el primer cuarto como comenzó, muy parejo.

Nada cambió en el arranque del segundo cuarto. Aunque el local, apostando al local apostando al juego interior y otro triple de Lavoratornuovo sacó una pequeña ventaja, 25-19, en tres minutos de juego. Después de unos minutos de sequía, el Griego aceleró y sacó más ventaja, 29-21, con tres por jugar. Dupuy tuvo su protagonismo para mantener al local en ventaja, foul y doble y un par de recuperos pusieron 32-21.

En los últimos minutos el local manejó los tiempos para irse con una buena ventaja al descanso largo, arriba 36-21.

Con la formación inicial en cancha, Romano apostó desde el arranque del tercero a consolidar la distancia. Buena defensa, salidas rápidas con Pércaz y Pau, le dieron al Griego la ventaja de 40-23, en 3’ del parcial. Este tramo del juego fue todo del local, pero luego se distrajo un par de minutos y la visita acortó, 49-36, con cinco puntos consecutivos de Jerónimo Barón, cuando restaban menos de 3’ por jugar. Romano puso variantes que también le rindieron y el Griego se fue arriba en el final del tercero, 57-38, con un triple sobre la chicharra de Ezequiel Dupuy.

Poco para decir del último cuarto donde el local manejó el trámite, Romano fue variando el quinteto y tuvieron sus minutos los juveniles, para lograr un contundente, 84-51, en la octava victoria al hilo de local en la era Romano.

Informe: Prensa Atenas


Barrio Parque 72-56 Echagüe

Barrio Parque le ganó este viernes como local a Echagüe de Paraná por 72 a 56, es su vigésima presentación en la Conferencia Norte de La Liga Argentina de Básquetbol. Gabriel Mikulas con 16 puntos (2 simples y 7 dobles) fue el goleador de Parque y del juego, junto con Iván Knecht de Echagüe, que también anotó 16 tantos.

El partido tuvo parciales 17-18; 37-30 (20-12); 54-40 (17-10) y el final 72-56 (18-16).

Un comienzo parejo, con un Parque que no encontraba su juego y un Echagüe que con tiros externos mantenía un marcador equilibrado, hasta que pudo pasar al frente y quedarse con el primer parcial.

En el segundo cuarto Parque mejoró su efectividad externa y logró dar vuelta los guarismos.

El buen trabajo de Emiliano Rossi, más algunas corridas de Guerra para la definición de contragolpe, hicieron que el local pueda sacar una luz de 7 puntos de ventaja al final de la primera mitad del partido.

A la vuelta de los vestuarios Parque empezó a correr más y mejor, con mayor firmeza en la marca, le siguió bajando el goleo al rival, con lo cual fue consolidando el dominio.

Ya en el último capítulo del encuentro, el local lució su mejor juego colectivo, se hizo fuerte en los dos tableros, ofensivamente encontró más espacios, llegando a sacar una ventaja de 27 puntos (69/42).

En la segunda mitad del parcial, el ingreso de los juveniles locales no le permitió a Parque sostener esa diferencia, no obstante se quedó con un triunfo muy importante, que lo depositó en lo más alto de la tabla de posiciones.

Informe: Prensa Barrio Parque

Artículo anteriorRocamora fue mejor que Obras
Artículo siguiente¡Kuzma sobre la chicharra!