Los Ángeles Lakers debían volver a jugar en el STAPLES Center, algún día, tras la trágica partida de una de las grandes estrellas de los Ángeles y del baloncesto mundial, Kobe Bryant. Y fue en la jornada de la NBA del viernes ante Portland, y allí en la casa de los Lakers lo menos importante era el partido, que fue 127 a 119 para los Blazers con 48 puntos y 10 asistencias de Damian Lillard, 37 puntos y 15 rebotes de Anthony Davis y 22 tantos y 10 asistencias de LeBron James, que reunió a miles de aficionados vistiendo las camisetas de los Lakers con los números de Kobe, el 8 y el 24, que fueron colocadas en las sillas antes de comenzar el homenaje.

Antes de iniciar el encuentro, se rindió tributo al legendario Kobe de todas las maneras posibles.

LeBron James tomó el micrófono en el centro de la pista. No leyó el discurso que le habían preparado, aseguró que quería dirigirse con sus propias palabras a la afición: «Lo de hoy es una celebración para Kobe. No serás olvidado, sigues viviendo hermano”.

Así se vivió, momento a momento:

https://twitter.com/mariohezonja/status/1223337177376907265?s=21

https://twitter.com/bosnianbeast27/status/1223339055649189888?s=21

https://twitter.com/espn/status/1223451756534910976?s=21

https://twitter.com/espn/status/1223451756534910976?s=21

https://twitter.com/espn/status/1223448255276646400?s=21

https://twitter.com/bleacherreport/status/1223320103263055872?s=21

Fotos: NBA y L.A Lakers