Un día como hoy, hace 35 años, se llevó a cabo la primera jornada de nuestra Liga Nacional. El sueño que León Najnudel había desarrollado, finalmente se consolidaba y daba inicio a la máxima competencia del básquet argentino.

Si bien la imagen más icónica de esa noche es el salto inicial entre Argentino de Firmat y San Lorenzo de Almagro, la competencia había iniciado unos minutos antes en la Capital del Básquet: Bahía Blanca, más precisamente en cancha de Independiente. A las 21:40, Pacífico y Atenas de Córdoba dieron el primer paso de esta maravillosa historia, que hoy cumple sus primeros jóvenes 35 años. Allí, el conjunto local se hizo con la victoria por 90 a 82. En Obras, el Ciclón cayó con un ajustadísimo 101 a 99. Por último, el tercer juego de la noche lo disputaron Instituto y Sport Club, en el extraño horario de las 22:40, con una clara victoria de los santafesinos por 85 a 61.

Muchas cosas pueden pasar en 35 años. Equipos que construyeron dinastías, campeones históricos que dejaron sus marcas en la liga, el semillero de las grandes figuras de la Selección Argentina, y las grandes figuras que lamentablemente no pudieron disfrutar de la competencia porque la vida, lamentablemente, se los llevó muy pronto. Quedan por siempre los recuerdos de Gabi Riofrío, de Palito Cerutti y, por sobre todas las cosas, del gran León Najnudel. El luchador incansable que soñó con hacer crecer este deporte y no se detuvo ante ningún obstaculo hasta alcanzar la gloria máxima.

«Con el comienzo oficial del 26 de abril de 1985, ya es realidad ante una expectativa que preanuncia un futuro ilimitado, si todos saben cuidar el tesoro que tienen en sus manos. Seguramente, como todo hecho nuevo y perfectible, como todo proceso en crecimiento, tendrá sus momentos difíciles. Será la hora de reflexionar sobre el gran paso dado para comprender que en el bien de todos -filosofía vital de la Liga Nacional- está la sabia fórmula para seguir adelante. Como ahora, en que todo el deporte argentino le da la mejor bienvenida». Esas fueron las palabras de Oscar Orcasitas, otro pilar fundamental en el crecimiento de la Liga Nacional.

 Desde 1985 hasta la actualidad, la Liga Nacional ha sido la piedra donde se tallaron los grandes nombres de la historia de nuestro básquet. A partir de allí, los niños que crecieron día a día en la competencia se volvieron hombres y los encargados de defender los colores de la Selección Argentina, uno de los principales objetivos de León para esta competencia, nutrir a la celeste y blanca.

La Liga Nacional cumple 35 años y todos los amantes del básquet celebramos su existencia, y deseamos que el deseo de León Najnudel siga vigente por siempre. “… Hay que tener la suficiente grandeza como para comprender que el básquetbol no es propiedad de nadie, que ninguno inventó la manija y que la nueva perspectiva que se abre es de todos los que conforman el medio y de todos los que se vayan incorporando. Necesitamos que sean muchos y cuantos más acudan será el deporte que tanto nos enloquece…”. 

Feliz Cumpleaños, Liga Nacional. Que tengas muchos más años de gloria por delante.

Ison Patoco – @isonpatoco.

 

Artículo anteriorCaio Pacheco se suma al draft de la NBA
Artículo siguienteAtenas de Córdoba en el Open McDonald’s de 1997