Marcelo Milanesio, el gran jugador de Atenas conmemora este 13 de mayo, 18 años de su último partido como profesional. 

Se retiró en 2002 ganando su séptimo y último título con el equipo de su Córdoba natal, ante una multitud en el Polideportivo Carlos Ceruti. Ese día jugó con determinación en el quinto encuentro de las finales de la Liga Nacional, donde el Griego derrotó a Estudiantes de Olavarría 87-81. El capitán verde anotó 18 puntos aquella noche. 

Tras la gran victoria y durante los festejos, Marcelo se subió a uno de los aros y dejó colgado allí su par de zapatillas, aquellas con las que afrontó el partido unos minutos antes. Esta acción demostró la realidad de su determinante situación, ese día coronó su exitosa trayectoria como deportista.

Comenzó a jugar en el Club Fábrica Militar de Río Tercero y en 1982, junto a su hermano Mario, se incorporó a la Asociación Deportiva Atenas. El Verde se convirtió en su segunda casa, desde aquel momento y hasta su retiro, nunca vistió la camiseta de otro club.

Su debut en primera fue el 2 de junio de 1982, en un partido correspondiente al Torneo León Zakalian, pero su primer partido oficial se desarrolló el 9 de agosto de ese mismo año, día en el que Atenas superó a Argentino de barrio Villa Cabrera por 108 a 51. En aquella ocasión Milanesio aportó 16 puntos para el triunfo. 

En sus 18 años de carrera acumuló 7 títulos de Liga Nacional (1987, 1988, 1990, 1991/92, 1997/98, 1998/99, 2001/02), dos Torneo Copa de Campeones (1998, 1999) y varios en su provincia. Además supo ser parte de cinco títulos internacionales, dos Sudamericanos de Clubes (1993, 1994), un Panamericano de Clubes (1996) y dos Ligas Sudamericanas (1997, 1998). Pero en estas épocas en los que todos hablan de los Chicago Bulls de los 90', gracias a “The Last Dance”, debemos mencionar que fue parte de ese Open Mc Donald’s de 1997, en ese torneo Atenas obtuvo el tercer lugar

Pero los logros de equipo en este gran capitán siempre fueron acompañados de logros individuales, supo ser el MVP de las finales en el campeonato de 1990, como también durante las temporadas de 1991/92 y 1993/94. 

Aún más destacado en 1993 obtuvo la máxima distinción entregada por los periodistas deportivos de argentina a los protagonistas: el premio Olimpia de Oro; algo que marcó un antes y un después en la historia del básquet nacional, ya que fue el primer jugador del deporte en ganarlo. Luego vinieron Emanuel Ginóbili en 2003 y Luis Scola en el 2019. Además en el año 2000 fue galardonado con el Premio Konex de Platino como el mejor baloncestista de la década en Argentina.

Para cerrar su trayectoria en Atenas, tras sus 18 años y 848 partidos de entrega, el club griego conmemoró su trayectoria retirando su camiseta número 9.

Conmemorado por un equipo y por una Liga, no se perdió la oportunidad de adornar su curriculum con grandes pasajes por la selección nacional, camiseta con la que gritó campeón en el Campeonato Sudamericano en 1987 y en los Juegos Panamericanos de 1995. Además participó en el Mundial de 1994, donde Argentina obtuvo el noveno lugar, pero en su participación se dio el lujo de ser el mejor asistidor del torneo.

Uno de los bases más destacados de la historia nacional, un jugador leal a la camiseta y a su provincia, que al día de hoy, fuera de las canchas, aún nos sigue enseñando. 

Reviví la gran entrevista a Marcelo Milanesio en Triángulo & Dos

Nota: Lucía Romero ( @luciaromeroo ) para UcU Web