Foto: FIBA

Pasó un cargadísimo programa de Triángulo y Dos, donde Alejandro Pérez, Marcelo Nogueira y Fabián Pérez debatieron sobre los distintos escenarios de la Liga Nacional, una charla que abarcó la cantidad de equipos que conforman la elite, las fichas extranjeras, la liga de Desarrollo y mucho más. Al trío se le sumaron grandes protagonistas, como Sergio Hernández, entrenador de la Selección Argentina, que planteó su postura con respecto a estos temas.

El nacido en Bahía Blanca no dudó en mencionar que la cantidad de equipos, en nuestro contexto nacional, es demasiada, que el número máximo debería ser 16, y que la Liga de Desarrollo no tiene mucho sentido, en un país donde se juega más básquet que en cualquier otro lado. Una charla sin desperdicio y que dejó mucha tela que cortar.

Reviví la nota con Sergio Hernandez:


"Estaba escuchando la charla con Fernando (Duró), pensaba es muy difícil analizar las cosas fuera de contexto. Llevo 30 años en el básquet, estar en la selección me acerca a otros deportes, el estar en contacto con la realidad deportiva del país, hay que entender que el deporte es algo raro. No se sabe bien donde está ubicado. Por un lado está el fútbol, por otro lado están los demás, que no entra dentro del negocio del entretenimiento. En Argentina entra el teatro, el cine, las salidas, los bares. El deporte no está en esa idea, como si existe en el mundo entero. Dicen que es la cuarta economía del mundo, y a nosotros nos cuesta. El básquet tiene su estructura profesional y se lo puede considerar un entretenimiento y eso es para festejar. Los argentinos tenemos mucho de pensar que hacemos todo mal o todo bien. Hay que ser respetuosos con el contexto general.

En cuanto a la Liga Nacional, todos saben lo que opino, no da para más de 16 equipos, nunca lo dio, entiendo que alguna vez alguna dirigencia haya visto la necesidad de ir a 20 equipos, que yo no veo, no hablo de mala voluntad, todos trabajan para que sean mejor. Indudablemente lo de ir a 20 equipos no fue una medida acertada y hoy sufrimos las consecuencias. Muchas cosas que sufrimos en la liga tiene que ver con eso, incluso el fixture del cual también nos quejamos. Hay cosas que se pueden copiar de otros lugar. Lo que funcionó antes hoy no tiene por qué funcionar. Cada lugar tiene su manera. Acá el deporte profesional no está considerado un negocio. No podemos pretender ser la NBA. Ellos tienen otra concepción, sumado a la cantidad de jugadores de nivel A, sumados a muchas otras cosas. En Argentina se juega más básquet que en cualquier lugar del mundo. Desde mini básquet al profesionalismo. Tenemos 20 equipos en la Liga, 28 en Liga Argentina y 72 equipos en el Federal, son 120 equipos profesionales. Son jugadores que hacen básquet profesional. Hay liga de Desarrollo, liga nacional u19, 17, torneos locales, desde el pueblo más chico a la ciudad más grandes, torneos zonales, provinciales y argentinos de equipos y selecciones. Maxi básquet, no hay país que juegue más que acá, por eso cuando hablamos de Liga Nacional, tenemos que entender que la Elite es la élite, no es inclusiva. Hoy está bien visto eso, y ojalá seamos inclusivos en todo. La Liga es para quien pueda jugarla, no para cualquiera. Para lo demás está todo lo otro, toda la demás estructura, que hay que defenderla, pero la punta de la pirámide tiene que ser exclusiva para que la jerarquía se reparta en menos equipos y genere un salto a la competencia para subir el techo y nuestros entrenadores, jugadores, periodistas, árbitros y nuestro público también crece. Sino tenemos que esperar que nuestros jugadores se vayan a europa para dar el paso de calidad. No soy quien para criticar, yo soy entrenador, no soy dirigente, no soy experto en gestión.

Basándome en cómo arranqué la charla, no veo mucho sentido a la Liga de Desarrollo, teniendo en cuenta el contexto general, hay muchas cosas por las cuales no. Por como está presentada, no la creo necesaria, la idea está buena. Llegamos a tener una liga u19, que se juega en todo el país. Una de las razones por las cuales me opongo es porque se la hace paralela a la liga, y saca a los jóvenes del estudio, no podemos no contemplar la educación en la juventud, la mayoría son pibes de 16, 17 años. Son los mismos que juegan las competencias u19 o u17, juegan en los provinciales, son los mismos que están de forma de recambio en liga, son los que juegan ligas locales. Al tener que viajar por 10 meses durante todo el país no puede ir al colegio, por más que me digan que se puede hacer a distancia, no podés alterar el estudio de esa manera, y no está ni en la discusión ese problema.

Hay un porcentaje muy chico que entra por el embudo, que son los que van a vivir de verdad del básquet. Nosotros no podemos pensar que un chico de 18 años tiene la capacidad de saber que va a hacer a los 35. Esa es una enorme realidad. Hay casos y casos, siempre va a haber casos de jugadores o proyectos de un nivel determinado que después te dicen que "ojalá hubiera tenido el tiempo de estudiar" porque se dan cuenta. Hay pocos casos donde se van a poder postergar el tema de los estudios. La mayoría hay que tenerlos en cuenta, el tema del colegio es un tema más que a mi me interesa, me parece que no está en la mesa de debate. Además, no la veo necesaria, si quizás se podría buscar otra manera de jugarla, hacerla fuera de la liga, por cuadrangulares, puede ser. Puede haber uno o dos jugadores de 23 años, sino no creo que tenga sentido. Nosotros somos de los que vimos los torneos u21, ahí hay una brecha. Hoy hay jugadores hasta los 40 años, hay que prestarle atención a los jóvenes. Antes te decían que si a los 22 no eras crack, te podías olvidar. Hoy un jugador de 40 no te deja, porque la rompe. Se puede mirar el tema de la edad, pero en definitiva no estoy de acuerdo que en este país, con el contexto, metamos mas chicos adentro de un movimiento deportivo donde no están dadas las condiciones.

Yo creo que tienen que ver con lo que hablábamos al principio. Hubo que hacer movidas para cambiar el temporal. Hubo una confusión con que en Europa son todos extranjeros. Eso es mentira, en muchos casos son comunitarios, que es algo constitucional. Yo coincido a que volvería a los dos extranjeros y pondría dos fichas latinas, porque me parece que tenemos que levantar el básquet de todo el continente, si mejoramos eso, fortalecemos las ligas continentales porque si queremos dar un salto de calidad sin la necesidad de un éxodo, tenemos que mejorar nuestra calidad. Si los jugadores latinos que hoy la están rompiendo en el Burgos pudieran venir acá como fichas latinoamericanas, levantaría el nivel. Debería ser un acuerdo entre todas las ligas. No estoy de acuerdo con liberar fichas y creo que en alguno se va a ver que no ha dado resultados. El tema es como llegás de nuevo a los 16 equipos, habría que hacerlo progresivamente. Ahí hay cosas que van cayendo por su mismo pesos, y se nivelan las cosas nuevamente. El otro día Claudio Villanueva decía que queríamos volver a los 90, y si hay que volver, volvemos. Si mirás al básquet como estrategia también es así. Es cíclico, si hay que volver a los 16 equipos y jugar dos veces por semana para atraer al público, bienvenido sea. Yo no estoy de acuerdo con Luis Scola (aún no se lo dije jaja) que dice que el público no es necesario. No puedo concebir el deporte sin la gente. Ahí puedo entender que no sea tan necesario el dinero por el ticket, ojalá, así sobra y se usa para otra cosa. Pero no imagino el deporte sin gente, ahora hay, ahora ofrecen teatro virtual, estuve a punto de comprar una entrada. Se termina la pandemia y no te compro una entrada virtual ni loco. Hay cosas y cosas. El público es sagrado, vaya a la cancha o lo vea por tele. Viajo a Mar del Plata y me encuentro con amigos que me dicen que no van más a la cancha, porque no puedo. "Soy escribano, me levanto a las 7, no puedo ir entre semana". Hay que mirar esas cosas. Tratamos desde hace ya varios años y no pudimos, no logramos acostumbrar a nadie, no pudimos acostumbrarnos a ver a un equipo cuatro días seguidos y después no verlo por un mes, es complicado hacer deporte así. Llega un momento que ya de verdad te terminás perdiendo. Quizás si hubiera tomado una dirigencia en su momento hubiera intentado cambios para mejorar. Pero ya estamos en una etapa de análisis, vemos si esto funciona o cambiamos el rumbo. Es una etapa de planteo general. Yo creo que hay un consenso generalizado de bajar la cantidad de equipos y de partidos por semana. Entiendo que muchos entrenadores jóvenes opinen distintos, son jóvenes. Nosotros hacemos sobremesa, no solo hablamos acá. Lo bueno es que creo que Fabián Borro, y Gerardo Montenegro saben que no hacemos críticas porque queremos una silla, o porque queremos algo, damos una postura en función de algo y que muchas veces podemos estar equivocados, pero tratamos de dar una mirada para tener el mejor básquet en todos los aspectos.

Yo no sé ni donde queda Fenerbahce, no de verdad no hay absolutamente nada, nunca te miento. Sé que se fue Obradović, y que es uno de los mejores entrenadores de Europa, y sé que quiere hacer un recorte de presupuesto, por eso puede que piensen en mi, pero realmente no hay absolutamente nada con ningún equipo."