Las causas sociales nunca fueron ajenas al deporte, lo hemos visto el último tiempo con el movimiento “Black lives matter” (Las vidas negras importan) en Estados Unidos, teniendo como protagonistas a distintos atletas de renombre.

Sin embargo, es una cuestión que hace tiempo está presente en el ambiente del básquet, puntualmente en la WNBA, y con Maya Moore a la cabeza. La cuatro veces campeona de la liga estadounidense, decidió poner en pausa su carrera hace ya dos temporadas para acompañar la lucha de un hombre, a quien creía injustamente privado de su libertad.

En 2007, en una visita al Centro Correccional Jefferson City de Missouri, la estrella de la WNBA conoció a Jonathan Irons, un joven afroamericano que había sido condenado en 1998 a cumplir una pena de 50 años en prisión por robo y agresión con arma.

El caso de Irons desde el principio estuvo marcado por la polémica ya que fue juzgado y condenado como adulto cuando sólo tenía 16 años, aquel jurado que lo declaró culpable estaba integrado en su totalidad por personas blancas. Además, la causa mostraba distintas irregularidades, nunca hubo testigos que acreditaran la declaración de la víctima ni se presentaron huellas dactilares, ADN o pruebas de sangre que pudieran probar la culpabilidad del acusado.

Con el apoyo de Moore, Irons pudo acceder a abogados e investigadores para demostrar su inocencia. En marzo de 2020 y luego de una serie de apelaciones el juez Daniel Green reabrió la causa y, tras analizar el caso, terminó por desestimar la sentencia calificando como muy débiles las pruebas aportadas.

Finalmente, luego de cumplir 22 de los 50 años de condena, Jonathan Irons recuperó su libertad el último miércoles, gracias al compromiso de una de las mejores jugadoras del mundo, que priorizó la lucha por la justicia social por sobre su carrera profesional.

A los 4 títulos de la WNBA junto a Minessota Lynx (2011, 2013, 2015, 2017), los dos oros Olímpicos (2012 y 2016) y dos los mundiales (2010 y 2014), Maya Moore ahora suma un gran paso en su lucha por la reforma de la justicia penal en Estados Unidos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Maya Moore (@mooremaya) el

Nota: Ivana Verbanaz ( @iviverbanaz )

Artículo anteriorSucarrat: «El jugador argentino aporta cerebro y táctica»
Artículo siguienteAgustín Cáffaro jugará el Metro de Uruguay con el Urupán