En los playoffs, cada partido es un capítulo aparte dentro de esta novela maravillosa. Y esa premisa se hace más contundente en la medida en que avanzan las instancias de la competencia. Por eso, Boston cambió su cara en el apartado del sábado: no fue el de los primeros dos duelos con Miami, sino que volvió a ser el equipo aguerrido del cruce ante Toronto, lo que le permitió quedarse con la victoria 117-106 contra el Heat en el tercer duelo de las Finales del Este, y ponerse 2-1 abajo en la serie.

El quiebre se dio en el primer período, donde los Celtics impusieron su estilo, jugando a buscar el mejor tiro, pero sobre todo, defendiendo intensamente apenas el balón entraba en su media cancha. Los robos en primera línea, y la inteligente lectura ante las alternancias defensivas de hombre/zona del Heat, le otorgaron al equipo verde los primeros 12 minutos gracias un parcial de 31-22.

Desde allí, se mantuvo la ventaja hasta los últimos minutos. Por algunos momentos la luz se achicaba a 6, por otros se fue a 20, pero los comandados por Stevens fueron los dueños del electrónico hasta el final del cotejo. El problema es que el triunfo trajo consigo sufrimiento hacia el final. El Heat, aprovechando algunos errores de Boston fue limando la distancia, y con un gran papel de Robinson, Adebayo y Herro, se puso 109-105 a falta de 46 segundos.

Sin embargo, los dirigidos por Spoelstra cortaron con infracción siempre a Marcus Smart, con el objetivo de evitar que corriera el reloj, lo que fue contraproducente ya que el nacido en Texas no marró ninguno (8/8 en los últimos instantes), e hizo que el tercer duelo de la serie sea para los Celtics, que ahora están abajo 2-1.

Jaylen Brown fue el goleador de Boston, al anotar 26 unidades, seguido de Tatum, con 25 y 14 rebotes. Adebayo aportó 27 tantos y 16 tableros para Miami, escoltado por Tyler Herro, con 22.

El domingo los Lakers enfrentarán a los Nuggets desde las 20:30 h. por DirecTV Sports.