(Foto: M. Henríquez - ACB Media Central)

El entrenador Pablo Laso consiguió por séptima vez en su carrera la Supercopa Endesa con el Madrid (octava en la historia del club) y compartió con la prensa sus impresiones respecto a una nueva corona, analizó el nivel del equipo y hasta se animó a dejarle un mensaje al MVP, Sergio Llull.

«Felicito a los chicos por la victoria y el título. Hemos visto al equipo en un nivel altísimo, no hemos jugado nuestro mejor baloncesto y queda mucho por mejorar, pero es normal en esta altura de la temporada. Hay algo que es innegociable que es el corazón, el creer, y un día como hoy que hemos ido 19 abajo nunca dejamos de creer. Estoy muy contento por los chicos, todos son necesario y han demostrado una fe magnífica que quizás fue clave para dar vuelta una situación complicada«, inició el DT.

Respecto al momento clave de la remontada, explicó: «Nuestro último cuarto ha sido muy bueno defensivamente. Hemos ido encontrando poco a poco situaciones ofensivas buenas y creo que la diferencia final del último cuarto fue clave para llevarnos la victoria y el título«.

Acerca de cómo ve él el deporte, reconoció: «Para mí el baloncesto es posesiones, cuando un jugador hace una buena defensa es tan importante como cuando metes un tiro y normalmente la gente se queda con el tiro. En este deporte cada acción es importante. Si eso significa que solamente vales para una cosa, ahí entra el entrenador que es el que tiene que ajustarse a eso y ajustar su equipo. Tenemos la suerte en este deporte que no podés tener la pelota todo el tiempo, el balón te lo quitan, por eso tenés que trabajar bien atrás y adelante«.

«Es obligatorio que los equipos vayan evolucionando defensiva y ofensivamente. Tengo la suerte de entrenar grandes jugadores pero mi obligación como entrenador es sacar lo mejor del equipo y ayer hubo jugadores que jugaron poco, como Alocén o Llull, pero al final la fuerza del equipo es lo más importante y hay que ir buscando la mejor manera de sacar la mejor producción de tu equipo. Y respecto a Llull estoy de acuerdo con todos, como mi hijo, que quiero que juegue toda la vida«, manifestó Laso.

También explicó cuál es su método de trabajo para con los planteles que le tocó entrenar: «Nosotros como grupo tenemos muchos valores, buenos y malos también seguro, pero intentamos ser positivos y creer que tendremos chances por delante. ¿Eso significa que vamos a ganar siempre? No, eso es imposible, siempre lo digo, no hay equipo en el mundo que haya ganado siempre, pero lo que no podemos perder es el espíritu de ser competitivos. Han habido años que hemos sido campeones y otros perdimos, pero siempre mostrando competitividad y lo queremos transmitir a los jugadores y que entre ellos también se lo transmitan. Estoy contento porque hay chicos que están hace dos semanas que ya sienten ese feeling y para mí es importante. Podemos ganar, perder, pero doy la mano y ya está, hay que trabajar y eso es lo que quiero transmitir a mis grandes jugadores que son capaces de entenderlo y hacerlo«.

En el cierre, contó: «Hubo un año que ganamos todo y para mí, no jugamos del todo bien, había cosas que teníamos que hacer mejor, es como lo veo yo. Y han habido años que hemos perdido pero yo me fui orgulloso y satisfecho con el equipo, esa es mi manera de verlo. Yo quiero que el entorno valore el trabajo de estos chicos, porque independientemente del resultado, que es inevitable en el deporte, mucha gente te ve y se refleja en el equipo que ve, y a mí me gusta y valoro que la gente nos transmita eso. Mañana me encuentro con alguien por la calle y me felicita por la victoria y estoy contento con eso. Pero a mí me enorgullece cuando alguien me dice que es una gozada ver al equipo porque no habla de ganar o perder y eso tiene más valor. Entiendo que es deporte y hay que ganar, lo entiendo desde que empecé a hacer deporte, pero también hay otros valores que son muy importantes y lo son para poder ganar«.

Artículo anteriorSergio Llull: «El trabajo y el esfuerzo fue enorme»
Artículo siguienteLa WNBA no detiene su ritmo