Foto: Martin Jozami

Por la segunda jornada de la acción en Santiago del Estero, Instituto y Riachuelo de La Rioja brindaron un partido más que emotivo, en donde los dirigidos por Fabricio Salas superaron a Instituto, que hasta este momento se mantenía invicto en el partido.

En el inicio del partido parecía que La Gloria estaba dispuesta a llevarse al mundo por delante nuevamente, con un buen arranque de Romano, acompañado por Chiarini y Whelan se despegaron rápidamente en el marcador, sacando una ventaja de nueve puntos, mientras que el rival respondía con las acciones de Flor y Sánchez. El juego se vio interrumpido (tal como pasó en el juego inaugural el sábado) por un corte de energía, que tuvo al cotejo frenado por varios minutos. Cuando la volvió la acción, los de La Rioja aprovecharon el bajón de energía en el rival para acercarse en el marcador y cerrar los primeros diez minutos 23-18.



Con una buena tarea de sus perimetrales, los cordobeses volvieron a estirar su ventaja en el inicio del segundo cuarto, escapándose a 11 puntos (32-21), pero gracias a un goleo muy repartido en Riachuelo, lograron dar vuelta la historia en el cierre del primer tiempo, y se fueron al vestuario dominando las acciones 39 a 36.

A un juego que no le faltó nada, tampoco le fue esquiva la ley del ex. En el tercer cuarto la tarea de Pablo Espinoza fue descomunal en ambos tableros, permitiéndole a su equipo escaparse a 8 (52-60), momento de reacción para el perímetro glorioso, que forzó las acciones y dejó todo abierto para los últimos diez minutos, donde empezó a crecer la imagen de Eric Flor.

En un final cargado de errores, al partido le llegó un nuevo protagonista, el tiempo suplementario, donde el ex Boca volvió a agigantar su tarea con ocho puntos consecutivos, que parecieron ser un golpe de Nocaut para los de Lucas Victoriano, que conocieron su primera derrota en el Super 20.



Con este resultado, Instituto terminó con un récord de 6-1, y aún lidera la tabla del grupo Norte 1, mientras que Riachuelo igualó el récord de Olímpico de La Banda y Atenas, con 4-2.

Artículo anteriorBoca sufrió pero salvó su invicto
Artículo siguienteEn un partidazo, Ferro se impuso a Peñarol