Foto: Martin Jozami

En uno de los partidos más emotivos de la jornada, Olímpico de La Banda venció a Riachuelo, que venía de tres victorias al hilo por 77 a 71 y sigue soñando con la clasificación al Final 8, donde ya esperan Boca (por la zona Sur 2), San Martín y La Unión de Formosa (por la conferencia Norte 2).

El equipo de La Rioja comenzó el partido con un alto nivel de efectividad, logrando escaparse en el marcador desde el mismo inicio del encuentro y alcanzando una ventaja de 10 puntos (9-19), a pesar de los intentos del conjunto bandeño en descontar, los dirigidos por Fabricio Salas encontraron respuestas en distintas manos para seguir dominando las acciones en el segundo cuarto. Los jóvenes De la Fuente y Aliende, fueron los máximos estandartes en el parcial, pero a pesar de sus intentos, la decena de puntos de diferencia se mantuvo hasta el cierre de la primera mitad (33-43)

La historia no parecía querer cambiar en la segunda parte del juego, la brecha entre ambos equipos se estiró hasta 15 (37-52), y todo parecía indicar que el equipo de La Rioja se llevaría el encuentro, pero fue en ese instante donde comenzó a agigantarse la imagen de Guille Aliende. El joven de Olímpico se acomodó la capa y salió al rescate de sus compañeros, que no encontraban las soluciones. Con 18 puntos (de los 30 que convirtieron los de Leo Gutiérrez) en el último cuarto, el pibe cambió el rumbo del partido completamente, dándole una alegría a su gente y la esperanza a Olímpico que, el día viernes, buscará la clasificación al final 8 contra Instituto.

Artículo anteriorEl primer amistoso entre Deck y Campazzo fue para OKC
Artículo siguienteKyrie Irving rompió el silencio