Foto: Guille Ruarte - Prensa Unión

La noche ya prometía ser emocionante. En la previa del encuentro de Unión y Riachuelo se homenajeó a Flor Meléndez y figuras del básquet tatengue de la década del 80, tales como Miguel Barbieri, Luis González, Carlos Delfino, Héctor Von Der Thusen, Fabián Verga, Antonio Ferrari y Nicolás Cáffaro. En este contexto el triunfo del Tatengue 75 a 72 fue una forma perfecta de cerrar la noche para los de Santa Fe. Jeantal Cylla fue la máxima figura del partido, con 17 puntos y 2 rebotes. En los de La Rioja se destacó el goleo de Rodrigo Sánchez, con 17 unidades.

La paridad se hizo presente desde el mismo arranque del encuentro, donde los Eternos fueron los primeros que pudieron sacar una ventaja, en el cierre de los primeros diez minutos, con un parcial inicial de 20-16, gracias a una gran tarea colectiva y a la conducción de Nicolás Paletta, que se encargó de repartir el juego. En el segundo cuarto, la visita logró estirar la distancia a nueve (29-38), mostrando un poco más de contundencia.

A la vuelta de los vestuarios, Unión encontró soluciones en Christian Schoppler y el debutante Justin Everett, pero a pesar de los intentos del plantel santafecino, la brecha parecía no terminar de recortarse del todo. Pero finalmente, había que esperar al cierre para que esto pueda pasar. De la mano de Cylla y el ex Lanus, comenzaron a liderar al Tatengue que, logró empardar las acciones restando siete minutos para final el encuentro. A partir de allí fue un ida y vuelta espectacular. Con un Pablo Espinoza encendido (9 puntos en el cuarto), y los de Juanfra Ponce buscando al mejor ubicado para sumar. Un robo y una conversión del «Pitu» le dio una luz de ventaja en el marcador. La definición estuvo en manos de Farmer, que tomó un tiro cómodo, pero la naranja mimoseó con el aro, pero salió, dejando a Riachuelo con las manos vacías.

Artículo anteriorQuinta de Ferro que suma y sigue
Artículo siguienteVictorias con argentinos en Baurú y Flamengo