(Foto: Prensa Platense)

Tras siete caídas en fila por la Liga Nacional (más la de la última fecha del Súper 20), finalmente el calamar pudo ganar y su víctima fue La Unión de Formosa, al que derrotó por 79 a 75 para igualar el balance de 1 y 7 de Atenas, con quien ahora comparte la última posición de la tabla.

Con un gran inicio, el calamar tomó la iniciativa en el juego que lo llevó a ponerse 7-0 en las primeras posesiones. Sin embargo, la visita empezó a encontrar los espacios en la defensa rival que le permitieron mejorar el movimiento de la bola y, de la mano de la efectividad de larga distancia de Tabárez y las penetraciones de Ferreyra y Cutchbertson, acercaron al conjunto formoseño. Pese a eso, el marrón cerró mejor ese primer parcial con Alloatti entrando desde la banca para enlazar cuatro tantos en el último minuto.



Con la paridad de las últimas acciones comenzó el segundo cuarto, con defensas más firmes que le bajaron el ritmo al encuentro, aunque le jugó en contra al dueño de casa que se cargó de faltas en apenas cuatro minutos. Eso no le impidió mantener la presión en primera línea para robar y salir de contra rápida para sumar puntos fáciles a campo abierto, que lo puso arriba nuevamente en el marcador de cara al descanso largo.

Al regreso del descanso largo, las defensas no estuvieron tan firmes y se aprovecharon aun más los espacios y las desatenciones en los cambios, elevando el goleo en los primeros minutos. La Unión se mostró efectivo de larga distancia con Ferreyra siempre como referencia, mientras que Platense estuvo firme atacando el aro con Aprea y Goldenberg. Con los de Jápez acercándose, Piñero tomó la responsabilidad en ofensiva y, con dos conversiones clave de larga distancia, le dio a los suyos nuevamente una cómoda ventaja de cara al último cuarto.

Todavía quedaban diez minutos, el partido no estaba perdido y el conjunto del norte lo sabía. Lentamente fue descontando de la mano de Vietta y Cutchbertson, más una defensa fuerte del otro lado que en muchas oportunidades forzó errores impropios de la noche del calamar. Sin embargo, Bernardini y Pais se pusieron la capa de héroes y cada uno con lo suyo enhebraron 12 tantos para terminar de desatar la fiesta en Vicente López, que había empezado un rato antes en la cancha de fútbol y se trasladó al renovado microestadio calamar.



Felipe Pais se convirtió en el máximo anotador del calamar tras un muy buen segundo tiempo y terminó con 21 puntos, a lo que le sumó tres rebotes e igual cantidad de asistencias. Además, Lucas Goldenberg aportó 18 unidades y, pese a no tener la mejor de las producciones en conversiones, Lugli sostuvo al equipo en los momentos más importantes para cerrar la noche con ocho tantos, siete asistencias y seis rebotes.

En el caso de La Unión, lo mejor llegó de las manos de Zach Cutchbertson, que aportó 20 tantos para ser el goleador de los suyos, mientras que Nicolás Ferreyra lo siguió de cerca con 19. Patricio Tabárez fue el tercer jugador de los de Formosa en llegar al doble dígito ya que cerró con diez unidades la noche.

El próximo compromiso para Platense será en la última gira del año, la cual lo enviará en primera instancia a Santa Fe para visitar a Unión el lunes a las 21h. En el caso de La Unión, el de esta noche fue el último encuentro como visitante por lo que resta del 2021, ya que hasta el cierre del año le tocan todos partidos en Formosa iniciando también el lunes pero a las 22h con Peñarol.



Artículo anteriorUn duro comienzo para Boca en la BCLA
Artículo siguienteEl invicto de Gimnasia, intacto de local