Foto: Fabian Agüero

Platense salió al partido con ganas de mantener su racha ganadora. Con Andrés Lugli absolutamente imparable, el calamar se adelantó rápidamente en el marcador, y se mostró muchísimo más cómodo en el juego. La dupla de Fernández y Giorgi intentó mantener al local en partido, pero a cada buena acción del local, había una respuesta del rival que, gracias al juego interno de Alloatti, se escapó a 11 al cierre de los primeros diez minutos (13-24). El golpe fue duro para Oberá, que tras el descanso mostró otra versión, le cerró los caminos al aro al rival y empezó a incrementar su efectividad. Ante la ausencia de su goleador, se vio obligado a encontrar soluciones en distintas manos; finalmente con un parcial de 22-16, se acercó a cinco al cierre de la primera mitad (35-40).



A la vuelta de los vestuarios, la historia tuvo un dueño: Felipe Pais. El base sumó 13 puntos en el parcial, y lideró a su equipo en el momento más complejo del partido. La paridad se hizo presente en el juego y ambos equipos aprovecharon la buena efectividad para mantenerse en juego; pero a pesar de todos los intentos realizados, Oberá no logró bajarle el goleo al calamar e ingresó al último cuarto perdiendo por seis (60-66).

Y parecía que el local iba a dejar todo para llevarse el triunfo, llegó a ponerse a uno en varias oportunidades, pero nunca logró dar vuelta la historia, los del Cholo Vázquez no levantaron el pie del acelerador y volvieron a tomar una ventaja de dos dígitos, sin darle una nueva oportunidad al rival. De esta forma, sentenciaron el 87 a 79 final, con el que sumaron su cuarta victoria al hilo.

Artículo anteriorGimnasia fue mejor y festejó en Rio Gallegos
Artículo siguienteLa Feliz está de fiesta, Peñarol sigue de racha