Foto: Media Center ACB

Barcelona y Murcia brindaron un espectáculo de primer nivel en la semifinales de la Copa del Rey. Después de un arranque descomunal, los universitarios le dieron batalla hasta el cierre a un blaugrana que tuvo que pelear hasta el final para clasificar a una nueva final de la Copa del Rey, donde se medirán ante su clásico rival, Real Madrid.



Nico Laprovíttola volvió a ingresar como títular, y fue el máximo goleador del equipo con: 19 puntos (2/4 en dobles, 4/7 en triples y 3/4 desde la línea de libres), además de 1 rebote y 4 asistencias en 25:37 minutos, totalizando 17 de valoración. Nikola Mirotic terminó siendo el MVP con 15 unidades y 8 tableros, con 30 de valoración.

Crónica:

Desde el segundo uno, los azulgranas han demostrado sus atributos. Clase y lidia, ejemplificada en la primera cesta del encuentro de Mirotic. En un contexto inspirado por los de Saras y errático por los de Sito Alonso en las estadísticas de tiro, las chispas de Laprovittola  y Sanli han construido las primeras ventajas culés. Un +11 que sobresalió en un partido combativo y que viró de ritmo.

Del ritmo poco fluido por las constantes interrupciones en forma de falta se ha avanzado al aumento de puntos barcelonistas al compás de un acierto casi sublime : 32-16. Los azulgranas han comenzado pisando fuerte en la anotación. De nuevo, la aportación de la coralidad ha sido clave. Los puntos de jugadores como Smits , Davies o Sergi Martínez han enaltecido el juego defensivo de los. Capaces de detener el juego exterior del conjunto universitario, incapaz de conseguir canastas fáciles.

Un parcial de 0-8, pero ha reactivado la UCAM y esta semifinal. Más equilibrada con el 43-43 (min. 18). Un acercamiento que no ha amedrentado a los de Jasikevicius, muy activo en la banda. Dos triples seguidos han vuelto a abrir brecha para los barcelonistas, que saben andar en momentos abruptos. Y más con el  20  culé de guía, que parece patinar con elegancia siempre, todo es más sencillo. 55-49 en el descanso. 

El tercer cuarto se ha iniciado moviéndose en un intercambio de cestas. En consecuencia, imperó la igualdad en un Palacio Municipal de los Deportes de Granada con mucha sonoridad. La intensidad de la grada ha sido un reflejo de la vivida en el parqué. Ningún equipo ha sido capaz de deshacerse del otro. De las mínimas rentas a favor de los culés, que han visto decrecido su acierto, se ha pasado de la primera ventaja murciana del encuentro: 65-70 (min. 28). Un -5 que secó un estelar Mirotic , que puso el 73-72. 

El guión del último período no ha sufrido transformación hasta la aparición de Kuric. Los cinco puntos consecutivos del  24 se han convertido en un soplo de aire fresco para los azulgranas. Un oxígeno que ha exhibido el carácter de los de Saras, que han afrontado los últimos cuatro minutos con un +12 gracias a la muñeca caliente y estilizada del estadounidense. La elegancia ha conducido esta semifinal al triunfo blaugrana: 103-90.

Así pues, el Barça está a un paso de conquistar a Granada. Una sede que nunca ha visto a los azulgranas campeones de Copa. Sin embargo, ante un rival más que conocido, el Real Madrid. Un Clásico que aumentará la diversión de la competición del KO, de momento, personificada en el juego alegre y deslumbrante de los de Sarunas Jasikevicius. ¡La ilusión por el título sigue intacta!

Artículo anterior¡Filloy Conducción! El Tortona en la final de la Copa
Artículo siguienteEl Barcelona de Lapro, campeón de la Copa del Rey