Foto: Matías García

“Los 40 minutos metidos. ¡Los 40 minutos!”, remarcó enérgicamente Federico Fernández cuando los jugadores todavía se estaban preparando para entrar a la cancha. Y el equipo respondió. Porque si bien el arranque no fue el ideal porque arrancó en desventaja, cuando Ferro apretó el acelerador se hizo dueño del partido. Primero revirtió el marcador y luego, con jerarquía y autoridad, esa que ya hace tiempo impone respeto en la Liga Nacional, venció 91-79 a un rival directo en los primeros puestos de la tabla y llegó a su 17° triunfo en la temporada, el 12° el Etchart, y ahora se ubica cuarto en el campeonato.

Como decíamos, San Martín se despachó con un parcial de 7-0 en el arranque, con un buen comienzo de Matías Solanas y afilado desde el perímetro, primero de la mano de Emiliano Basabe y después de Leonardo Mainoldi, el encargado de poner el partido 12-5.

Pero después de ese gran arranque de San Martín, Ferro reaccionó, ajustó las piezas tanto en defensa como en ataque y el juego empezó a fluir. Así, con un parcial 6-0, con un buen pasaje de Gallegos – autor de un triple-, se puso a 1. Y la cosa no quedó ahí. Porque ese Ferro intenso que tanto resultado le dio hasta ahora, volvió a sellar un 7-2, con un triple de Gargallo como frutillita del postre, para pasar por primera vez al frente y poner el partido 18-16 a falta de 2m43 para el cierre. Esta levantada de Oeste llevó a Diego Vadell a pedir minuto para intentar reajustar el equipo. Ferro supo neutralizar el ataque de San Martín en la zona pintada y también le cortó la efectividad desde el perímetro, porque después de los dos triples de inicio, erró los 9 intentos siguientes.

Después del minuto, nada cambió para Ferro, que siguió marcando el ritmo del partido, tanto en defensa como en ataque. Secó definitivamente a la visita, que pasó los últimos 3m20 sin convertir, y metió un nuevo parcial de 6-0 para sacar una ventaja de 8 de cara al segundo cuarto.

Como en el arranque del partido, en el inicio del segundo cuarto San Martín volvió a encontrar la efectividad desde la línea de 6,75 metros, con Vallejos como su máximo exponente, con dos triples al hilo. El juvenil, ya venía con la mano caliente del miércoles a la noche, donde también tuvo una buena actuación en el partido por la Liga de Desarrollo. Así, pese a que Ferro había sacado una máxima de 10 en la primera acción del cuarto, el Rojinegro se despachó con un 8-0 para ajustar la chapa a 2. Entre Vallejos y Mainoldi encontraron la llave para lastimar a Ferro en defensa.

Pero el Verdolaga nuevamente volvió a reaccionar en la segunda mitad del cuarto, con buenos pasajes de Morales (4 puntos en el cuarto), Torresi (5) y Metzger (8), que luego de cumplir su tarea como pivot, en reemplazo del lesionado Marco Luchi, aprovechó el ingreso de Vasirani para retomar su posición habitual y aportar cinco puntos al hilo. Así, Ferro estiró nuevamente la ventaja a 8.

San Martín volvió a responder con su mejor arma: los triples. Con el de Machuca, el último en el cuarto, cerraron un total de 6 en el parcial y 8 en total en el primer tiempo. Pero sin bajar la guardia, Ferro lo cerró mejor para irse al descanso largo 8 arriba.

“Tenemos que apretar el acelerador ahora”, pidió Federico Fernández en el banco y sus dirigidos cumplieron. Porque con la misma intensidad con la que cerraron el primer y segundo cuarto, Ferro salió decidido a llevarse por delante a su rival y metió un parcial de 13-6, con un Torresi supremo, lastimando continuamente en la pintura, y un triple de Gallegos, para sacar nuevamente una máxima de 14. En el transcurso del cuarto, algunas decisiones arbitrales frenaron el gran momento de Ferro y le permitieron a San Martín volver a crecer para llegar al último cuarto sólo siete abajo.

Mientras en San Martín los juveniles Vallejos y Méndez (venía de convertir 38 puntos en la LDD) se repartieron el goleo en el arranque del último cuarto, Ferro respondió con dos triples de Pablo Osores al hilo para gestionar la diferencia en los últimos 10 minutos.  Unos últimos minutos donde Oeste se lució por la manera en la que cerró el juego. Sin fisuras, con carácter y pasándose la bola con brillante fluidez ante los aplausos de la gente que se acercó a alentar en el Héctor Etchart.

Con  16 puntos y 7 rebotes, Jonatan Torresi fue la figura del Verdolaga, que volverá a presentarse el próximo sábado, a las 21, frente a Instituto en el Etchart.

Nota: Prensa Ferro

Artículo anteriorGimnasia sufrió, pero volvió a casa con un triunfo
Artículo siguienteVolvió KD pero Miami arruinó la fiesta