Alerta. Podría ocurrir lo que todos desean. También lo que viene sucediendo últimamente.

En la vida hay que arriesgar. El que no lo hace se queda con la duda. Y la duda puede matarte. 

Luca Vildoza va a todo o nada. 

Que pase lo que tenga que pasar.

¿Por qué la alerta? Lo entenderán a continuación.  

Pero primero hay que hablar del arte. Es una consecuencia de la capacidad de un ser humano de expresarse, percibir, interpretar y emocionarse. Se puede manifestar de infinitas maneras, desde sentimientos, hasta hechos, juicios y conocimientos. Ideas, también problemas y paradigmas, opiniones, contraposiciones, críticas y amor. Subjetividad absoluta, a veces oculta. 

El arte también es ver jugar a Luca Vildoza, emocionarse con sus fajas, celebrar sus triples decisivos, la risa que lo acompaña, la forma erguida de picar, su falta de rigidez, la elegancia de su trote, las bandejas suntuosas y el destino de un pibe con una profecía de Aquiles invertida que todos sabían que algún día se cumpliría. Él y la NBA, un cordón umbilical. 



Jamás cambió su estilo, siempre se mantuvo fiel a su clase y cumplió todos los escalones. Se formó en la Liga Nacional, se forjó en Europa y maduró mental y físicamente en el momento justo, logrando una oferta en la cúspide de su carrera tras levantarse constantemente en una cama cucheta en la que duerme abajo y todos los días se despierta golpeándose la cabeza. 

Llegó a la Gran Manzana, al show de los shows, a la ciudad que nunca duerme, y una maldita y quisquillosa lesión en el pie no le permitió mostrar su mejor versión, esa que todos en el universo FIBA conocen. 

Una exégesis que surgió para este escenario, jamás le tembló la mano para definir con su gran diccionario. 10, 5 puntos, 1,8 rebotes y 3,4 asistencias en 62 partidos en su última temporada en Europa (2020/21) son la fiel muestra de su desarrollo en el Viejo Continente, destacándose como uno de los más importantes en el esquema del Baskonia del eufórico y explosivo Dusko Ivanovic. 

Creatividad, polifuncionalidad para desempeñarse en todas posiciones exteriores, capacidad de penetración con mil fundamentos y efectividad para liquidar desde la tercera dimensión son sus principales características. Especialmente eso del tiro del tiro de tres, apartado en el que en la campaña anterior lanzó mejor que nunca en su carrera con 37,6% (solo en la 2017/18 tuvo mejor media, 41,9%), con el detalle de que no pudo anotar desde ahí en sus cuatro encuentros con los Knicks en la Summer League.

Sin embargo, su perfil es divergente al de jugadores como Facundo Campazzo y Gabriel Deck, sobre todo por la relevancia defensiva por la que siempre se caracterizaron el cordobés y el santiagueño. Luca puede defender, eso está más que claro, pero no impactar de la forma en la que lo logran los otros dos. Por ejemplo, según Real GM, en la Euroliga el base fue apenas el jugador de sexto rating defensivo más bajo del Baskonia en la 2020/21. 

Pero no todo es irregular para Vildoza atrás y otros números demuestran que su defensa puede dar mucho, especialmente porque los sistemas de Mike Budenholzer y de Dusko en Baskonia son similares, aunque el balcánico ya no dirige al plantel vasco. 

Para ellos, lo principal es formar una falange atrás para luego retroalimentarse adelante. Defensa de múltiples cambios, los grandes con los chicos y viceversa, con actividad de manos y agresividad durante los minutos que tienen que estar en cancha. Es así que una mirada completamente distinta se produjo en la acb con el argentino, que en la 2020/21 tuvo el tercer rating defensivo más bajo de la escuadra (105,8) y fue por momentos insoportable con su energía y versatilidad. 

Otro dato alentador de lo efectivo que puede ser atrás presionando el balón y posicionándose bien gracias a su educación colectiva y táctica es su media de victorias compartidas por su defensa (que son un número estimado de los triunfos en los que contribuyó un jugador gracias a su rendimiento atrás). Tanto en la Euroliga como en la acb el exbase de Quilmes es Top-4, ubicándose tercero en el torneo internacional con 1,3 y cuarto en el nacional con el mismo valor. 

En un equipo como Milwaukee Bucks, que, de acuerdo con NBA.com/stats, posee el rating defensivo (puntos permitidos cada 100 posesiones) número 14 de la NBA (111,8) y todavía puede ajustar mucho de cara a los playoffs, el argentino podría encontrar un espacio con esfuerzo y agresividad atrás.

¿Y adelante? También hay nichos que necesitan ser explotados por Luca. El rating ofensivo dominante (114,8) que se ubica en el puesto cuatro entre las 30 franquicias esconde un secreto que reza que los movimientos del balón que por momentos se estancan, debido a que los Bucks son el equipo 19 en promedio de asistencias con solo 23,7 por juego. El base podría darle una fluidez extra, similar a lo que venía haciendo Campazzo antes de su inactividad pronunciada en los Nuggets.

Budenholzer es un entrenador del estilo de dejar hacer en ataque, con muchas posesiones (tienen el octavo ritmo más alto de la liga con 99,8) y muchas variantes en las caídas, las cortinas en transición y la construcción a partir del dominio del rebote defensivo. Giannis Antetokounmpo, Khris Middleton, Jrue Holiday y ahora Brook Lopez, el equipo poco a poco se va armando.

Ahora bien, hay que hablar de la parte negativa. ¿Tiene chances de sumar minutos Vildoza en la postemporada con los Bucks? Jrue Holiday es el armador titular indiscutido y George Hill es su recambio, ya que es del agrado de Budenholzer, está entrando en ritmo luego de su lesión y ya sabe lo que pide su entrenador y cómo comunicarse con él.

Detrás de ellos está Jevon Carter, que juega el 100% de su tiempo en cancha de base y no solo está defendiendo de gran manera, sino que viene anotando los lanzamientos abiertos que le quedan (¡mantiene un 61,1% en triples!). A pesar de eso, en los últimos juegos, tras el regreso de Hill, perdió minutos en la rotación pero dejó en claro lo que puede darle al equipo y contra él será la competencia real de Luca para meterse en la cancha en la 2021/22. 

¿Y el contrato? Según informó Adrian Wojnarowksi, periodista de ESPN, el acuerdo será hasta la próxima temporada (2022/23), pero será garantizado solo para la 2021/22. ¿Qué quiere decir esto? Como sucedió con Deck, los Bucks pueden cortarlo en cualquier momento hasta cierta fecha (esta temporada era el 7 de enero). Si convence a los dirigentes y el cuerpo técnico, se queda. Si no, se va. 

La selección de tiro propia y de sus compañeros y el cuidado del balón serán elementos esenciales en los que puede centrarse Vildoza, quien en la 2020/21 tuvo el segundo ratio de asistencias/pérdidas más alto entre los exteriores del Baskonia con 1,5.

¿Llegará y jugará? ¿Lo aguardarán para los playoffs? ¿Es parte de un plan a futuro con un plantel que para la temporada que viene ya tiene sellados a Giannis, Middleton, Holiday, Lopez, Allen y Hill? 

Imposible saberlo de momento. Lo que sí está claro es que arriba al panteón mediático más grande del mundo con mucho por ofrecer y con más armas para construir que desistir. Defensa integral, ataque completo y elegante. Actitud, madurez y responsabilidad. 

La meca del básquet. La NBA. Otra vez. Entretenimiento al más alto nivel para un chico que nació para esto y que se burla de la presión en cada posesión, Sin razón y con puro corazón.

Nota: Ignacio Miranda | Twitter: @nachomiranda14

Artículo anteriorValioso triunfo de Oberá en Mercedes
Artículo siguienteConfirmadas las fechas para los Play-In