El uruguayo Mathias Calfani habló en Latinoamérica Podcast (jueves a las 14hs. por UcU Web Radio), con Santiago Ortega, para contar todo sobre su presente después de la lesión. Además, se refirió a la experiencia en el básquet de Japón, la Liga Uruguaya, la Selección, el entrenador Rubén Magnano y las Ventanas FIBA rumbo al Mundial, y también a su paso por La Liga Nacional de Argentina y su deseo de volver a jugarla. Reviví la nota completa y las mejores frases:

“Terminando la recuperación. Fueron días difíciles, desde lo mental, las primeras semanas con la lesión, que fue un golpe duro para mí y para Aguada. Estaba convencido que iba a ser más leve. Pero los estudios ratificaron lo peor”.

Salí rápido del pozo anímico gracias a mi familia y amigos pero ahora tengo tiempo para recuperarme y prepararme para lo que se viene. Era importante para mi devolver todo el cariño recibido en Aguada Fue difícil mantener el foco”.

“El final fue muy abrupto ante Peñarol. Pero terminamos vaciados con Aguada. La Liga Uruguaya está siendo muy competitiva. Hay más calidad y los extranjeros que están viniendo son mejores. Deberían incluirse más equipos del interior”.

“Jugamos cada tres meses y nos juntamos muy poco, así que es difícil construir una química de equipo con la Selección de Uruguay. Pero estamos en un momento de cambios en Uruguay. Hoy no veo un jugador uruguayo como Esteban Batista en las inferiores”.

Hay una energía puesta en el sueño de los Clasificatorios de las Américas y volver a jugar un mundial pero necesitamos de todos los jugadores para tener chance. Es difícil pero hoy siento que somos un mejor equipo con la Selección. Hay que estar unidos y al 100%”.

Magnano trajo orden y disciplina en la Selección. Valió la pena lo de Japón. Salí de mi zona de confort pero el cambio fue muy abrupto en todo y me costó adaptarme al principio. Disfrute mucho lo de la sociedad japonesa. Todo funciona”.

“El idioma del básquet es mundial y me encontré con un nivel más alto de lo que pensaba en Japón, donde todo es de primer nivel. Mi zanahoria sigue siendo jugar en Europa pero se que cada año será más difícil. Espero aprovechar mis oportunidades”.

«San Lorenzo me dejó mucho aprendizaje y crecí muchísimo ahí. Fue malo como se dio mi salida del club, que terminó en un juicio por una deuda aún vigente. Tengo muchas ganas de volver a la Liga Nacional, que me puede seguir nutriendo”.

Fotos: FIBA y La Liga Contenidos

Artículo anteriorEulis Báez: «La ACB me ha ayudado para competir en el más alto nivel”
Artículo siguienteJornada de sorpresas en Europa