Foto: FIBA

A poco menos de 24 horas del encuentro entre Turquía y Georgia, que terminó con los locales llevándose el duelo en doble tiempo suplementario por 88 a 83, Furkan Korkmaz explicó su versión de los acontecimientos que llevaron a la Selección otomana a amenazar con abandonar el torneo.

«Vieron una pequeña parte de lo que sucedió en la pista. Nos pusimos cara a cara y él empezó a decirme cosas. No voy a dejar que nadie me diga mierda en la cara, En el juego, sí. Es parte del juego. Hablas algo y respondes algo, pero lo que dijo no fue algo que dejaré pasar. Reaccioné como un ser humano, como un jugador y como un hombre.

Estaba en el túnel con nuestro preparador físico. Tan pronto como salimos del túnel e intentábamos llegar al vestuario, vi a tres jugadores georgianos junto a dos tipos de seguridad corriendo hacia nosotros. Empezamos a darnos golpes los unos a los otros. Eso es básicamente lo que sucedió.

Era como una pelea callejera. No se hablaba. La gente se acercaba a nosotros y trataba de atacarnos. Por supuesto, reaccionamos y tratamos de defendernos, exactamente lo que vamos a hacer como hombres. Yo también creo que es un problema de seguridad. Pero no sé si es un problema de seguridad o si simplemente mostraron tolerancia con sus jugadores.

Entendemos que están en casa, pero esto es inaceptable. Lo que sucede en la cancha está bien, pero deberíamos hablar más sobre lo que sucede fuera de la pista».

En el entrenamiento del lunes, Ergin Ataman declaró que finalmente no están pensando en abandonar: “No, no estamos pensando en dejar el torneo. Por supuesto, si seguimos así, entonces no podemos jugar al baloncesto. Hemos hablado con otros equipos y todos se quejan de la situación. Todo el mundo se está quejando. Hablé con la organización de Montenegro, hablé con Sergio Scariolo. Todo el mundo se está quejando. Si no tenemos la seguridad, lo pensaremos con nuestra federación y gobierno. Además, hoy nuestro gobierno nos llamó a mí y al presidente de la Federación, [Hedo] Turkoglu. Todos están incluidos ahora, nuestra embajada también”, agregó, “Necesitamos seguridad para nuestros jugadores aquí. La policía no puede venir al vestuario a atacar a nuestros jugadores y personal. En baloncesto, si nos lo merecemos, iremos a Berlín a jugar. Estamos aquí para jugar baloncesto. Eso es todo.”

Los turcos ahora presentan un récord de 2-1, y deberán cerrar la fase de grupos del EuroBasket contra Bélgica (el martes) y España (miércoles).

Artículo anteriorSebastián Vega: «Es algo que venía buscando hace muchos años»
Artículo siguienteJuan Pablo Arengo: «Lo estamos haciendo muy bien»